Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El jurado declara culpable de homicidio al vecino de Portas (Pontevedra) tras reconocer haber estrangulado a su mujer

El jurado declara culpable de homicidio al vecino de Portas (Pontevedra) tras reconocer haber estrangulado a su mujerCNN+/Cuatro
El jurado ha declarado hoy culpable de un delito de homicidio al vecino de la localidad de Portas (Pontevedra) José Torrado Núñez, de 50 años, después de que éste reconociera en el juicio haber estrangulado a su mujer, María del Carmen Barcala Rebolo.
Un perito ha manifestado en el juicio, celebrado hoy en la Audiencia Provincial de Pontevedra, que el hombre asfixió a su esposasin darle posibilidad alguna de defenderse, ya que las manos alrededor del cuello de la víctima ejercieron tanta fuerza, y desde el primer momento, que "la mujer perdió inmediatamente el conocimiento" y por eso el cuerpo de María del Carmen no presentaba ninguna de las lesiones habituales de defensa. "No tuvo tiempo de defenderse", ha recalcado el experto.
La acusación pide diez años de prisión
El reconocimiento de los hechos por parte del acusado ha agilizado el juicio y, tras poco más de una hora de vista oral, el jurado se ha retirado a deliberar el veredicto: culpable de homicidio, como lo calificó la fiscal especializada en violencia de género, Carmen Novo.
La fiscal ha renunciado al interrogatorio de los seis hijos del matrimonio "para no hacerles revivir el suceso" registrado en el domicilio familiar en Portas el 20 de diciembre de 2008.
La arousana María del Carmen Barcala regresó a casa de madrugada, tras finalizar su jornada laboral en un restaurante en Barro, circunstancia que había suscitado más de una discusión entre la pareja, por lo que unos días antes los hijos del matrimonio habían obligado al padre a dormir en una habitación separado de la esposa.
La fiscal ha pedido la pena de diez años de prisión por un delito de homicidio y que la casa familiar pase a ser íntegramente propiedad de los hijos.
En la actualidad, la mitad de la casa es de los hijos y la otra del padre. La fiscal reclama que el acusado renuncie a su parte a favor de los hijos. "De ese modo, al menos, tienen resuelto el problema de residencia", ha sentenciadola fiscal.