Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presunto homicida de Olot no tenía una hipoteca en la sucursal de la CAM

El director de expansión norte de la Caja Ahorros del Mediterráneo (CAM), Gabriel Sagrist, ha asegurado este jueves que la entidad no tenía hipotecado nada con el presunto homicida de dos empleados del banco y dos constructores.
Ha asegurado que era un cliente que iba "poco" a la oficina, pero con el que no habían tenido problemas. "No teníamos hipotecada la casa ni nada de nada", ha remarcado, y ha añadido que la CAM no tenía relación comercial con los dos constructores.
Sagrist ha realizado estas declaraciones a los medios en Girona, tras participar junto a una quincena de empleados en un minuto de silencio realizado ante la sede de la CAM para condenar los hechos y apoyar a las familias.
El presunto homicida, albañil de 57 años, mató presuntamente a tiros al dueño y al hijo de la constructora Tubert, en la que trabajó durante años, cuando ambos desayunaban en un bar de La Canya, en Olot (Girona), y poco después, asesinó a dos empleados de una sucursal de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM).
Todo indica que el móvil del crimen fue económico, ya que al parecer Pere P.P., sin antecedentes, atravesaba una mala situación financiera, puesto que le acababan de despedir de la empresa constructora, donde además llevaban un tiempo sin pagarle.