Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las hipotecas a las familias se sitúan en el nivel más bajo en 13 años

Los créditos concedidos por la banca a las familias han llegado a la tasa más baja de los trece años en los que existe la sede histórica y ha seguido desacelerándose al crecer un 0,9 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior. Lo que supone que han alcanzado un importe de 670.112 millones de euros.
Estos datos confirman la ralentización de la deuda hipotecaria a raíz del estancamiento inmobiliario y el de la construcción. Situación de la que deriva el la crítica situación económica que esta viviendo España y por la que se está endureciendo las condiciones de crédito por parte de los bancos, a la vez que una menor demanda de los consumidores.
Por tanto y en lo que va de año, la tasa de crecimiento de los préstamos acumula un descenso de cuatro puntos porcentuales. En concreto, en enero empezó con un crecimiento del 4 por ciento y fue bajando hasta los datos actuales.
Los tipos de interés en mínimos históricos
Esta desaceleración se produce en un momento en el que los tipo de interés están en mínimos históricos, tanto del precio oficial del dinero, fijado en el 1 por ciento como el Euribor, indicador de las hipotecas en España que se sitúa en un 1,3 por ciento.
Sin embargo, los consumidores no se llegan a beneficiar completamente de esta situación por que los bancos y cajas aplican un mayor diferencial a los préstamos que conceden por la mayor prima de riesgo de impago.
Créditos de consumo
Los créditos de consumo, por su parte, también han descendido un 1, 0 por ciento, estableciéndose así en 234.982 millones de euros. Hace un año, este tipo de préstamos crecía a un ritmo del 9 por ciento y a principios de este año lo hacía a un 2,7 por ciento. Esta situación puede explicarse también por los tipos de interés, ya que en algunos casos pueden situarse en el entorno de los dos dígitos.
Las cajas y los bancos explican aquí que la evolución de los prestamos será similar a la evolución del PIB, Producto Interior Bruto, por lo que en un futuro, no apuntan a descensos.
Políticos y económicos relacionan la situación económica actual a que el sector financiero alimentó a la burbuja inmobiliaria con la concesión excesiva de créditos en términos de criterios y volumen.