Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos niños salvan a su hermano de 22 meses tras perseguir al secuestrador que se lo llevó

Brenden Wright, de 10 años de edad, y su hermana Delicia, de 8, han conseguido salvar a su hermano de 22 meses después de que un secuestrador le cogiese mientras jugaban en un parque público de la pequeña ciudad de Sprague, en Washington, EEUU. En una rápida reacción persiguieron a su captor y alertaron a una trabajadora de la zona, que les ayudó hasta conseguir que el delincuente se retractase y devolviese al pequeño.

Los hechos acontecidos en la pequeña ciudad de Sprague, en Washington, EEUU, han conmocionado a todos los medios locales e internacionales después de que hayan llegado a los medios las imágenes del secuestro fallido de un pequeño de 22 meses de edad.
La dramática escena tuvo lugar en el instante en que el bebé y sus hermanos Brenden Wright, de 10 años de edad, y su hermana Delicia, de 8, estaban jugando en un parque público sin la supervisión de la niñera que Michael Wright, –el padre de los pequeños–, había contratado debido a que tenía que trabajar ese día.
En ese momento fue cuando un hombre que la policía describe como delgado, de unos 30 años de edad, 1.8 metros de altura, pelo castaño y bigote, sacó al bebé del carro en que se encontraba y le secuestró.
Sus hermanos, Brenden y Delicia, sin dudarlo un instante, tal y como reflejan las imágenes comenzaron a correr tras el delincuente, gritando y suplicando que les devolvieran a su hermano.
Esta última, en una decisión digna de una persona completamente adulta, inteligente y responsable, se apresuró a entrar al establecimiento cercano que se hallaba en el trayecto por el que perseguían al secuestrador, alertando a Dorothy Gidding, la dueña del local que se encontraba trabajando en ese preciso instante.
"¡Ese hombre tiene a mi hermanito! ¡Ese hombre tiene a mi hermanito!" gritó la pequeña, según explica Dorothy, quien pudo contemplar toda la escena, grabada por los sistemas de seguridad de un comercio de la zona.
"Un hombre corría por la calle con un bebé en sus brazos y una niña corría detrás de él gritando. Sabía que algo iba mal", reconoció en declaraciones recogidas por 'DailyMail'.
Tras calmar a la pequeña Delicia y decirle que había hecho lo correcto, Dorothy decidió enviar a su nieto adolescente y a un amigo suyo, que persiguieron al delincuente, el cual, por fortuna, desistió en su intento de secuestro y dejó al bebé en el suelo.
Ahora, las autoridades continúan buscándole con ayuda de los medios y servicios locales.