Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El hermano de la joven asesinada en Alfaz del Pi confiesa ser el autor del crimen

El hermano de la joven de 17 años que murió el pasado 4 de abril por dos impactos de escopeta en un chalé de Alfaz del Pi (Alicante) ha confesado haber efectuado los disparos, aunque ha asegurado que lo hizo "accidentalmente".
Al parecer, Ramón G.M. de 22 años, hizo estas declaraciones el martes, poco después de que quedara arrestado, al igual que su padre, por su implicación en el crimen de la joven Rocío G.M. Ramón también habría dado positivo en la prueba de la parafina, una prueba que lo que también lo convertiría en el autor de los dos disparos efectuados con la escopeta de caza de su padre y que acabaron con la vida de su hermana.
No obstante, los agentes todavía trabajan para asegurarse "del grado de implicación" del hermano y del padre, puesto que la escopeta utilizada aún no ha aparecido y sigue siendo buscada y porque la prueba de la parafina también habría resultado positiva para el padre, lo que empujaría a los investigadores a considerar que fue él quien se deshizo del arma y por tanto estaría acusado como encubridor de los hechos.

En cuanto a las causas del crimen, entre los posibles móviles que barajaría la Guardia Civil estaría el sexual, si bien no han trascendido los detalles ni hipótesis concretas, ni tampoco se descartan otras posibles líneas de investigación relacionadas con los negocios de la familia.
En cualquier caso, tanto el hermano como su padre está previsto que continúen prestando declaración este miércoles.
El crimen ocurrió el 4 de abril. Una vez descubierto el cadáver, el único hermano varón de la víctima y ahora detenido la llevó en su coche al hospital comarcal de la Marina Baixa, en Villajoyosa, aunque allí no se pudo hacer nada por salvarla. El suceso causó una honda conmoción en Alfaz, donde la familia reside de toda la vida y era muy conocida precisamente por el bar de su propiedad, situado en pleno casco urbano.