Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los diez grandes bancos de EEUU necesitan 56.125 millones de euros

Tras dos meses y medio, el Gobierno de EEUU ha terminado su exhaustivo análisis de los balances bancarios y fija que 10 de los 19 mayores bancos del país necesitan cerca de 56.125 millones de euros adicionales para reforzar su capital ante un agravamiento de la recesión.
Los reguladores que realizaron el informe entienden que este estudio es una "prueba de resistencia" y que el objetivo es del plan es asegurar que los bancos puedan seguir prestando dinero incluso si la mala situación económica va a peor.
La evaluación concluyó que si la recesión se profundiza, las pérdidas bancarias durante el 2009 y el 2010 podrían totalizar los 449.900 millones de euros.
Ayuda por entidades
Según los datos divulgados, Bank of America necesita 25.368 millones de euros, Wells Fargo 10.252 millones de euros, Citigroup 4.115 millones de euros y la firma de servicios financieros GMAC 8.606 millones de euros.
Además, cinco de los mayores bancos regionales, Regions Financial, SunTrust Banks, KeyCorp, Fifth Third Bancorp y PNC Financial Services, necesitan 6.136 millones de euros de capital adicional para sobrevivir a un potencial agravamiento de la recesión.
Por su parte, Morgan Stanley precisará 1.347 millones de euros para reforzar su posición de capital.
Otros bancos no necesitan
En el lado opuesto de la balanza se encuentra Goldman Sachs, JP Morgan Chase, Bank of New York Mellon, MetLife, American Express, State Street, BB&T, US Bancorp y Capital One Financial, que no necesitan fondos adicionales.
Los reguladores estadounidenses han hecho hincapié en que la salud del sistema bancario es un requisito imprescindible para la recuperación económica y han dejado claro que no permitirán que ninguna de las grandes instituciones se vaya a pique.
Los bancos que necesitan más capital tendrán hasta el próximo 8 de junio para desarrollar un plan de acción que deberá ser aprobado por las autoridades. A partir de ahí, disfrutarán de un plazo de seis meses para conseguir los fondos recomendados.