Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La gran reforma financiera de Obama

Obama flanquedao por Tim Geithner y Ben BernankeReuters
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha presentado su propuesta de reforma del actual sistema de financiero. La Administración estadounidense tendrá así más instrumentos para controlar o incluso liquidar a las grandes empresas que puedan poner en peligro la economía del país en caso de una bancarrota.
Además, la reforma dará mayor poder a la Reserva Federal (Fed) para evitar en el futuro nuevas crisis como la actual. Se trata, ha explicado Obama, de evitar los "abusos y excesos" del pasado. El Gobierno de EEUU afirma que para salir de la crisis se requiere de unos mercados financieros "fuertes y vibrantes", que operen bajo un marco regulatorio "transparente y justo" que proteja a los consumidores y a la economía estadounidense del "devastador colapso".
"Nosotros no elegimos cómo comenzó esta crisis, pero tenemos una opción en el legado que nos deja esta crisis. Por eso mi administración ha propuesto una revisión exhaustiva del sistema regulatorio financiero, una transformación a una escala nunca antes vista desde la Gran Depresión", ha anunciado el mandatario estadounidense.
Las medidas
Entre otros aspectos, la propuesta de Obama plantea desde obligar a todas las empresas no financieras que operaban al margen del sistema bancario a estar supervisadas por las autoridades, hasta ejercer un mayor control sobre productos financieros como las tarjetas de crédito o las hipotecas.
El Gobierno la creará además una nueva oficina que velará por la protección de los consumidores. Además, de aprobarse esta reforma, la Fed se convertiría en una institución con todavía mayor poder para supervisar a las empresas que puedan representar un peligro para la estabilidad financiera.
La propuesta también incluye el desmantelamiento de la Oficina de Supervisión de Entidades de Ahorro y Préstamo (OTS por su sigla en inglés) y, tal como ya adelantaron los medios en los últimos días, frenará la fusión de dos instituciones rivales, la Comisión del Mercado de Valores y la Comisión de Regulación de los Mercados de Futuros sobre Activos no Financiero.