Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La gingivitis durante el embarazo puede afectar a la salud sistémica del bebé y al curso normal de la gestación

La gingivitis, cuyos signos más evidentes son la inflamación, el sangrado y el enrojecimiento de las encías, durante el embarazo puede afectar la salud sistémica del bebé y, por ende, al curso normal de la gestación, según ha alertado el implantólogo y periodoncista de la clínica dental Ferrus & Bratos, Jorge Ferrús.
Y es que, durante el periodo de gestación las encías de las mujeres se vuelven más vulnerables porque se reduce el flujo salival, lo que aumenta
el riesgo de caries y produce una erosión ácida en los dientes superiores debido a los vómitos repetidos.
En este sentido, el doctor ha explicado la afectación a la salud del feto se debe a que las bacterias y toxinas propias de la periodontitis entran en el torrente circulatorio y atraviesan la barrera hematoplacentaria, llegando hasta él y alterando su evolución adecuada.
"Si antes del embarazo ya existen problemas de encías, durante este se agravan", ha advertido, para recomendar intensificar las medidas de higiene, es decir, cepillarse los dientes después de cada comida, pasarse el hilo dental tras cada cepillado y enjuagarse con un colutorio con flúor por la noche.
Ahora bien, Ferrús ha comentado que, a pesar de que es necesario acudir al dentista, durante el primer trimestre es preferible solo llevar a cabo tratamientos de urgencia, para eliminar el dolor o la infección, mientras que para otro tipo de dolencia es recomendable esperar al segundo, ya que este periodo coincide con la formación del feto y no se deben tomar antibióticos.
Igualmente, prosigue, durante el embarazo no es aconsejable realizar radiografías, únicamente en casos urgentes y protegiendo a la embarazada con un delantal plomado, mientras que sí se puede utilizar anestesia local en cualquier fase del mismo.
Por todo ello, el doctor ha recomendado llevar una higiene bucodental exhaustiva para controlar la placa bacteriana; mantener una dieta abundante en vitaminas (A, C y D), proteínas, calcio, ácido fólico y fósforo y reducir al máximo el consumo de azúcar; y acudir a profesionales en el segundo trimestre del embarazo para que realicen una revisión completa y una limpieza bucodental profesional.