Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Por el futuro de los cines, catalán y trabajo sí; cuotas y paro, no"

En total 525 salas de cine de las 795 existentes en Cataluña cierran este lunes sus puertas para protestar contra el proyecto de ley del cine catalán.
La protesta por el intervencionismo de esta ley está convocada por el Gremio de Empresarios de Cines de Cataluña, que prevé, si la normativa entra en vigor, un mercado del cine catalán con sólo cuatro millones de espectadores, frente a los 20 millones que se contabilizaron en 2009.
Bajo el lema "Por el futuro de los cines, catalán y trabajo sí; cuotas y paro, no", la protesta pretende escenificar qué ocurriría si la ley, que ha llegado ya al Parlamento catalán y se tramitará por vía de urgencia, se aprueba finalmente.
El cierre de este lunes ha recibido las críticas de asociaciones como mnium Cultural, que se ha posicionado "claramente a favor" del cine en catalán y del "avance" que supone la nueva normativa.
Según la nueva normativa, en cinco años las salas catalanas deberán exhibir la mitad de las copias de todas las películas dobladas o subtituladas al catalán. Sólo estarán exentas de esta cuota las obras cuya lengua original sea catalán o castellano y las producciones europeas con menos de 16 copias distribuidas en esta comunidad.
La nueva ley también ha despertado las críticas de algunos partidos políticos, como Ciutadans, que ha promovido una moción para instar al Gobierno de José Montilla a retirar las cuotas de doblaje en catalán que contempla el proyecto de ley del cine.
Premios Gaudí
También este lunes, la Academia del Cine Catalán entregará los Premios Gaudí, pero el presidente del Gremio de Empresarios de Cines de Catalunya, Camilo Tarrazón, ha clarificado que su medida no boicotea la gala de la industria catalana, sino que es "la mejor manera de ayudarla y que los premios no pasen a la historia".