Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fuego no da tregua en Galicia

Varios incendios forestales permanecen activos en las cuatro provincias gallegas, según ha informado la Consejería de Medio Rural, el más grave de ellos en la localidad Coruñesa de Boiro.
En la provincia coruñesa, el departamento que dirige Samuel Juárez ha explicado que uno de los incendios más grandes que se han registrado en la comunidad este fin de semana, el de Boiro, ha sufrido una "pequeña reproducción" que está "a punto de ser controlada". La superficie afectada, según la primera valoración, se sitúa por encima de las 200 hectáreas.
Las investigaciones realizadas hasta el momento apuntan a que son dos focos los que provocaron este incendio y que su autoría podría corresponder "al mismo sospechoso" como causante también de un fuego anterior, registrado el pasado mes de mayo en la misma parroquia, "extremo que tiene que ser confirmado".
En cuanto al fuego extinguido en As Pontes, según las primeras estimaciones provisionales, ha afectado a unas 73 hectáreas, de las que 57 corresponden a superficie arbolada. Este incendio se inició el pasado viernes.
En las labores de extinción de este fuego trabajaron diez agentes forestales, ocho brigadas, una sección UME, un grumir, 11 motobombas, dos cuadrillas de ataque rápido (CAR), tres palas, tres helicópteros, y dos aviones. Hasta el momento, no se tiene constancia de que el fuego haya afectado al Parque Natural de las Fragas del Eume, aunque es preciso esperar a la "exacta medición" del perímetro para confirmar este extremo.
Lugo, se controla la situación
En la provincia de Lugo permanece en activo el incendio en la parroquia de San Pedro, en el municipio de Castro de Rei. En él trabajan dos agentes forestales, cinco brigadas, dos motobombas, un helicóptero y dos aviones.
El resto de focos están controlados o extinguidos. El de mayor superficie afectada fue el registrado en el municipio de O Páramo, en la parroquia de Piñeiro, con una primera estimación provisional de 25 hectáreas, de las cuales corresponden a monte arbolado y otras cinco a terreno raso.
En la extinción de este fuego, que arrancó a las 14.30 horas de este sábado y quedó extinguido a las 1.35 horas de la pasada madrugada trabajaron cuatro agentes forestales, ocho brigadas, seis motobombas y un helicóptero.
Ourense y Pontevedra
En Ourense, sólo sigue en activo el fuego de la parroquia de Parada, en Amoeiro, en cuya extinción trabajan cuatro agentes, 15 brigadas, tres motobombas, dos palas, cinco helicópteros y seis aviones.
Por último, en Pontevedra, el principal incendio activo es el de Barro, en cuya extinción trabajan dos agentes, cuatro brigadas, tres motobombas, dos palas, cinco helicópteros y seis aviones.