Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unos padres franceses evitan que su hijo protagonice una matanza en su colegio

Fotograma de las imágenes grabadas por una cámara de seguirdad del instituto de Columbine donde se produjo la matanza.cuatro.com
Los padres de un niño francés de 13 años han desbaratado este martes sus planes de perpetrar una matanza en su colegio, matando a varios de sus profesores, y de suicidarse, tras descubrir sus intenciones por su blog.
El estudiante, que no ha sido identificado, salió de su casa en Beauvais, en el norte de París, para ir al colegio, provisto de un rifle y más de 20 balas, tras escribir un post en su blog esbozando sus planes, según una fuente judicial.
Cuando sus padres leyeron el mensaje, estos alertaron a la Policía, que inmediatamente envió a varias patrullas para encontrar al niño. Al encontrar el colegio rodeado de policías, el niño se deshizo del arma en un descampado y huyó a un café, donde después fue arrestado, añadió la fuente.
Ya ocurrió en Columbine y Virginia
No es la primera vez que unos estudiantes publican sus intenciones antes de cometer la matanza, pero sí el único caso que gracias a esto se ha evitado la tragedia. En EEUU, los autores de las matanzas de Columbine y Virginia también explicaron en vídeos lo que pensaban hacer, pero no se hizo nada.
Eric Harris y Dylan Klebold irrumpieron armados en el centro en el que estudiaban, el instituto Columbine en Littleton, Colorado, y acabaron matando a 12 compañeros y un profesor. Ocurrió el 20 de abril de 1999. Harris y Klebold grabaron cinco vídeos antes de la masacre. "Espero poder matar a más de 250 de vosotros. Será el momento más excitante de mi vida, después de que coloquemos las bombas y entremos disparando en la escuela", afirmaba Klebold en una de las grabaciones.
Otro caso aterrador, el de la universidad de Virginia Tech, fue protagonizado por un estudiante coreano llamado Cho Seung Hui, quien asesinó a 32 personas antes de suicidarse el 16 de abril de 2007. Además, 30 personas resultaron heridas en el suceso. Seung Hui grabó un vídeo para mandarlo a la cadena NBC, sin embargo, éste llegó días después a las oficinas de NBC New York ya que el estudiante se confundió de código postal y el paquete fue devuelto. Con el caso de este miércoles, queda demostrado que estas tragedias se podrían haber evitado.