Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fotógrafo español Emilio Morenatti, herido grave por una explosión en Afganistán

El fotógrafo español Emilio Morenatti, integrado en las tropas estadounidenses en Afganistán, ha resultado herido de gravedad a causa de una bomba colocada en una carretera, al igual que su colega indonesio Andi Jatmiko, según ha informado la agencia Associated Press, para la que trabajaban ambos reporteros.
La agencia ha explicado que Morenatti y Jatmiko viajaban con los militares cuando su vehículo recibió el impacto de una explosión cerca de Kandahar, al sur del país.
Amputado un pie
Morenatti, de 40 años y que fue secuestrado hace dos años en Gaza, establecido en Islamabad (Pakistán), ha sufrido una herida en una pierna a causa de la cual ha perdido un pie. No obstante, fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación han confirmado que su vida no corre peligro y que intentarán sacarle del país este mismo miércoles.
Estas fuentes han señalado que el fotógrafo español está siendo atendido, en estos momentos, en el hospital de Kandahar. Su esposa, la fotógrafa 'freelance' Marta Ramoneda, ha asegurado que Morenatti está "consciente" y "animado". Ramoneda ha informado de que se reunirá este miércoles con su marido en Dubait ya que va a ser trasladado a un hospital de esa ciudad.
Por su parte, Jatmiko, de 44 años, también ha resultado herido en una pierna y sufrió lesiones en las costillas.
Peligro para los periodistas
El presidente de AP, Tom Curley, ha declarado que las heridas de ambos reporteros reflejan "el riesgo al que se enfrentan cada día periodistas como Emilio y Andi, ya que ellos integran las primeras líneas de los puntos más peligrosos del mundo".
En total, 18 periodistas han perdido la vida en Afganistán entre 1992 y 2008, lo que convierte al país centroasiático en el undécimo más peligroso para los trabajadores de los medios de comunicación, según cifras del Comité de Protección de los Periodistas.