Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los forenses sólo avanzan la identificación de la mitad de los cadáveres debido al mal estado de los cuerpos

Los forenses que trabajan desde este jueves por la mañana para identificar los 12 muertos en el atropello de un tren en la estación Castelldefels Playa sólo han podido avanzar en la mitad de casos, pero completar el trabajo puede durar días porque los cuerpos están destrozados y algunos pueden necesitar pruebas de ADN.
La consejera de Justicia de la Generalitat, Montserrat Tura, ha dicho que están pidiendo que la sesentena de familiares de los posibles muertos que se han presentado en el Instituto, en la Ciudad de la Justicia, den a los forenses detalles físicos que les puedan ayudar.
Tura no ha podido asegurar, por tanto, que la mayoría de muertos sean ecuatorianos, y sólo ha concretado que algunos rondan la mayoría de edad y otros deben de ser nacidos en los años 70, aunque "la dificultad es muy elevada; el grupo es muy heterogéneo".
Diez heridos permanecen hospitalizados, de los que dos han pasado de presentar un estado grave a leve. Otras tres personas continúan en estado crítico, mientras que los cinco restantes siguen graves.
"Las familias están destrozadas"
El cónsul de Ecuador en Barcelona, Freddy Arellana, ha asegurado que al menos cinco de las víctimas mortales o desaparecidos en el accidente de tren de Castelldefels (Barcelona) son oriundos de su país.
A la salida del centro cívico Frederic Mompou de Castelldefels, donde se ha atendido durante todo el día a los familiares de las víctimas, Arellana ha indicado que ha podido hablar con cinco familias que tienen personas desaparecidas en este suceso.
"Las familias están destrozadas", ha asegurado el cónsul, que ha recordado que la mayoría de las víctimas son personas jóvenes, de entre 18 y 24 años.
También ha anunciado que el embajador de su país, Galo Chiriboga, se desplazará a Barcelona en cuanto se tenga constancia de la identidad de todos los fallecidos en el suceso de Castelldefels, para estar con los familiares.
La mayoría son de origen latinoamericano
A media tarde, familiares y amigos de las personas fallecidas, una treintena, han acabado de llegar todas a las dependencias de la Ciudad de la Justicia que se han habilitado para esperar a las identificacionnes que faltan.
La mayoría, hombres, mujeres e incluso niños de corta edad, son de procedencia latinoamericana, entre los que destaca por su número los ecuatorianos, aunque también hay chilenos, bolivianos y colombianos.
Un comunicado de la dirección general de Protección Civil ha informado de que se mantiene activada la fase de alerta del Plan Procicat por Emergencias en el transporte de viajeros.
Cruzaban la vía por un lugar indebido
El accidente se produjo sobre las 23.25 horas cuando un tren que cubre la ruta entre Alicante y Barcelona arrolló a un grupo de personas que cruzaba la vía por un lugar donde no está habilitado el paso para peatones, informaron fuentes del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF).
La estación de Casteldefells Playa, una de las dos con las que cuenta esta localidad barcelonesa, cuenta con un paso inferior para peatones pero el grupo de personas cruzó la vía por un lugar indebido y fue arrollado por el tren.
Como consecuencia del accidente, poco después de la medianoche permanecía cerrada al tráfico ferroviario la línea R-2 de Rodalies de Catalunya. Los viajeros del tren involucrado en el atropello fueron trasbordados a otros trenes.
Todas las fuentes apuntan a la imprudencia
El presidente de Renfe, Teófilo Serrano, ha dicho sentirse "completamente abrumado" por el accidente ferroviario ocurrido en Castelldefels y ha señalado que "todo se investigará" pero, a su juicio, "se estaban cumpliendo las normas".
Por su parte, el presidente de la Generalitat, José Montilla, se ha desplazado a la localidad de Castelldefels ara conocer de primera mano los detalles del accidente y dar el pésame a las familias de las víctimas. Allí, señaló como causa del accidente un "gesto de imprudencia" y anunció jornada de luto oficial en Cataluña.