Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fiscal pide prisión bajo fianza de tres millones de euros para Matas

Tras más de 15 horas de interrogatorio a Jaume Matas, los fiscales anticorrupción han pedido prisión provisional eludible mediante el pago de una fianza de tres millones de euros y la retirada de pasaporte para el ex presidente de Baleares, Jaume Matas, por delitos de corrupción en el "caso Palma Arena", han informado fuentes jurídicas.
Además, los fiscales han solicitado que se prohíba a Matas su salida de España y que el ex político del PP comparezca cada quince días ante el juzgado. Por el momento, el juez ha retirado a Matas el pasaporte hasta el próximo lunes, cuando comunicará las medidas cautelares a aplicar.
Los fiscales han solicitado también diversas medidas cautelares para su cuñado Fernando Areal, ex tesorero del PP balear, pero no su prisión provisional, sino solo la prohibición de salida del país, la retirada del pasaporte y su comparecencia quincenal.
La abogada de la acusación particular ejercida en nombre de la comunidad autónoma de Baleares se ha adherido a la petición del ministerio fiscal. Los representantes del ministerio fiscal han pedido dichas medidas cautelares al juez del caso, José Castro, en la vistilla que se ha celebrado en los juzgados de Palma después de que esta madrugada Matas acabase su declaración, que se ha prolongado durante más de quince horas entre el miércoles y el jueves.
Matas pagó en "negro"
El juez ha convocado a las partes para celebrar la vistilla en la que pueden pedir medidas cautelares contra los imputados. Aunque estaba previsto celebrarla al término de la declaración de Matas, el juez la aplazó esta madrugada debido a la duración de la declaración del ex político balear.
La declaración de Matas concluyó pasada la medianoche después de más de quince horas de contestar a las preguntas del juez del caso, José Castro, los fiscales anticorrupción y los abogados personados en la causa. La decisión del juez sobre las medidas cautelares se conocerá este viernes o el lunes.
Anoche, el ex presidente de Baleares Jaume Matas reconoció haber cometido un fraude fiscal al explicar que los 400.000 euros con los que reformó su piso de lujo de Palma, conocido como "el palacete", fueron abonados con dinero pagado en "blanco" y en "negro", procedente del alquiler de un local y el traspaso de otro.
Matas, imputado
El juez instructor del "caso Palma Arena", José Castro, imputa a Matas nueve delitos: prevaricación, cohecho, malversación, apropiación indebida, falsedad documental, tráfico de influencias, blanqueo de capitales, delito fiscal y electoral.
El "caso Palma Arena" se inició en agosto de 2009 con la investigación del sobrecoste en la construcción del velódromo de la capital balear, presupuestado en 48 millones de euros y por el que desembolsaron unos 110 millones, pero luego ha derivado en la indagación del patrimonio de Matas y su supuesto incremento irregular.