Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fiscal pide 12 años de cárcel y una multa de 2.200 millones de euros para el capitán del Prestige

El fiscal pide 12 años de cárcel para el capitán del Prestige por delito medioambiental y daños en espacio protegido. Solicita, además, más de 2.200 millones de euros de indemnización por los daños causados por el vertido de fuel.
Así consta en el escrito de acusación, de 186 folios, hecho público este miércoles por la Fiscalía de Galicia, que fue presentado por el fiscal ante el Juzgado de Instrucción Número 1 de Corcubión, en el que se pide la apertura de juicio oral ante la Audiencia Provincial de A Coruña contra Apóstolos Mangouras, por su responsabilidad en el hundimiento del petrolero.
Por un lado, en cuanto a la responsabilidad penal, el fiscal considera que los hechos son constitutivos de un delito contra el medio ambiente, por el que solicita una pena de siete años de cárcel y una multa de 40 meses con una cuota diaria de 24 euros, así como la inhabilitación especial para ejercer como capitán de buque durante cinco años.
Además, por un delito de daños en espacio natural protegido reclama cinco años de prisión y una multa de 20 meses con una cuota diaria de 24 euros.
El capitán del 'Prestige' desde el 13 de septiembre de 2002 hasta el hundimiento del barco el 19 de noviembre del mismo año fue privado de libertad por esta causa desde el día 15 de noviembre de 2002 hasta el día 6 de febrero de 2003 y se estableció la prohibición cautelar de abandonar territorio español hasta el 4 de marzo de 2005.
Indemnizaciones
En cuanto a la responsabilidad civil, el acusado deberá pagar, según el fiscal, el total de la indemnización a los perjudicados, siendo responsable de manera solidaria con, la entidad aseguradora, The London Steamship owners' Mutual Insurance Association LTD.a través de sus gerentes, A. Bilbrough & Co. Limited.
De este modo, sostiene que deberán hacer efectivo el pago de las siguientes cantidades, sin perjuicio del carácter provisional de este escrito, el Estado español, por responsabilidad ambiental, y sin perjuicio de las posibilidades de coordinación y, por lo tanto, de compensación entre entidades, a la cantidad de 1.974,54 millones de euros.
La Fiscalía aclara que la suma incluye 172,86 millones de euros entre administraciones, entidades y particulares; y 86,36 millones de euros para el Estado francés y administraciones, entidades y particulares franceses, lo que supone un total de 259,22 millones de euros.
Todas estas cantidades alcanzan una suma total de 2.233,76 millones de euros en concepto de indemnización entre el Estado española y el resto de las reclamaciones realizadas en relación con esta catástrofe.
Deficiencias
El fiscal incide en su escrito, en relación con el accidente que provocó la marea negra, en la "falta de funcionamiento de una pieza importante", como es la denominada 'Master Valve', que "fue repetidamente advertida hasta dos días antes del siniestro" por el jefe de máquinas, "sin que tal pretensión fuera atendida", precisa.
A esto añade que el "buque presentaba otras deficiencias, no menos importantes", que "describen una evidente falta de cuidado y atención en su estado general y en elementos necesarios". "Tales y notables deficiencias estructurales eran plenamente conocidas por el acusado, pues habían incluso sido detectadas con anterioridad en buques gemelos o de similares características, y habían sido la causa de siniestros tan notorios como el del Castor o el del Erika", recuerda.
En cuanto al viaje, el fiscal recalca que, pese a los avisos y partes meteorológicos, "que ya obligaron a reducir la velocidad dentro del dispositivo de separación de tráfico", el acusado "persistió en su decisión de continuar la ruta prevista, sin buscar refugio en la costa, ni abrigo, en un buque estructuralmente debilitado, con problemas de máquina, sobrecargado y con deficiencias de seguridad".
En cuanto al accidente del petrolero frente a las costas gallegas, el fiscal señala que el acusado, para reducir la escora del buque, "precipitándose en su acción y sin valorar otras alternativas o hacerlo de una manera progresiva, en lugar de intentar trasvasar la carga y equidistribuirla por el buque por gravedad".
Tras el siniestro, el fiscal puntualiza que el acusado se negó en repetidas ocasiones a que el petrolero fuera remolcado, llegando a decir a las autoridades españolas en contacto con él, "de manera evasiva y con la clara intención de incumplir la orden emitida" y "en lugar de colaborar en la crítica situación", que contactará con sus armadores "y después dará las órdenes".
Fuel vertido
Asimismo, el fiscal recuerda que el buque no dejó de perder fuel hasta el hundimiento y, así, durante los siguientes cuatro días fue perdiendo a razón de unas 103 toneladas hora y en el momento en que el se partió ya había vertido unas 42.372 toneladas.
La Fiscalía incide en que los vertidos de fuel procedentes del 'Prestige' produjeron "gravísimos efectos medioambientales" en el litoral atlántico y cantábrico de las costas españolas y francesas, además de causar "contaminación intermitente y ligera en las costas francesa e inglesa del Canal de la Mancha hasta el Estrecho de Dover". "Fueron afectados aproximadamente 1.900 kilómetros de litoral en España y Francia", resalta, a lo que añade los efectos derivados de la contaminación y vertido sobre fauna y flora.