Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fiscal jefe de París considera los hallazgos como los más importantes desde 2004

Localización de los 12 zulos de ETACNN+/Cuatro
El fiscal jefe de París, Jean-Claude Marin, destaca la importancia de las últimas operaciones contra la banda terrorista en territorio francés. A la espera de que concluyan las pesquisas, el considera que la operación policial que ha permitido el hallazgo de todos esos escondites y la detención de tres presuntos terroristas representa un golpe "muy importante" a la logística de la organización.
"No habido hallazgos similares desde 2004", ha indicado el fiscal. La operación a la que se refiere fue la que tuvo lugar contra 'Mikel Antza' en los primeros días de octubre de 2004 y permtió la incautación de 1.300 kilos de explosivo, medio millar de armas de fuego y hasta dos misiles tierra-aire.
Sin embargo Marin alerta de que "su estructura( la de ETA) se regenera cada vez" que recibe un golpe policial y por tanto afirma que no las autoridades no deben confiarse. El fiscal parisino destaca también que la "red etarra" ya no se circunscribe al suroeste de Francia. Si se examina el mapa de los lugares donde los terroristas roban vehículos, se puede comprobar que su campo de acción ha avanzado hacia el norte, ha añadido.
Dos nuevos zulos
La Policía Nacional y la Policía francesa han localizado otros dos zulos de ETA en el sur de Francia, en las localidades de Cabrerolles y Lacaune Les Bains. En estos depósitos se han incautado otros 190 kilos de explosivos, armas y detonadores.
Estos nuevos hallazgos se han producido como continuación a la investigación que se realiza por la DCPJ-SDAT (Subdirección Antiterrorista) y la Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía que condujo el pasado 19 de agosto a la detención de tres presuntos miembros de ETA en Le Corbier.
Desde entonces, la Policía española y la francesa han desmantelado buena parte de la estructura logística de la banda con la localización y el hallazgo de 12 zulos y la incautación de más de 900 kilogramos de explosivos, además de armas y componentes para la fabricación de artefactos. Las fuerzas de seguridad mantienen abiertas las investigaciones.
Los materiales incautados
El hallazgo más importante se ha producido en Cabrerolles, donde los terroristas tenían escondidos 184 kilogramos de nitrato sódico, 124 detonadores, un subfusil UZI y su cargador con el anagrama de ETA, 2 pistolas, 4 kilogramos de pentrita, 50 metros de cordón detonante, 250 gramos de sodio, 300 gramos de una sustancia en polvo aún sin determinar, 8 placas de matrículas vírgenes, 2 bolsas con diversa documentación, 2 escáners y abundante munición.
Por su parte, en Lacaune Les Bains se ha encontrado diverso material de bricolaje como 2 tableros de madera, 4 caballetes de madera, 1 estantería metálica desmontada, 1 fluorescente industrial con su plafón y una bolsa con 2 rollos de embalajes de plástico con burbujas para proteger mercancías delicadas, y dos recipientes de plástico cuadrados.