Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las familias insolventes y las empresas en quiebra se triplican

Sube la morosidadReuters
La recesión ha incrementado el número de empresas y personas que se declaran insolventes. En el primer trimestre del año se han registrado un total de 1.558 concursos de acreedores, las suspensiones de pagos de antes, ello supone un incremento del 266 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado.
La cifra posee el honor de convertirse en récord trimestral, ya que respecto a los últimos tres meses de 2008 ha aumentado un 44 por ciento. Los que peor parados salen son los autónomos. Entre enero y marzo se han declarado en concurso de acreedores 1.358, un 278 por ciento más que hace un año.
El 35 por ciento de las empresas concursadas tenían como actividad principal la construcción y la promoción inmobiliaria, el 23,9 por ciento estaban relacionadas con la industria y la energía, y el 17,8 por ciento con el comercio.

Por su parte, el número de ciudadanos insolventes se triplicó en variación interanual, creció un 203 por ciento. La mayoría de los concursos, 1.470, fueron voluntarios, los solicitó el deudor y 88 fueron necesarios.
Cataluña a la cabeza

Por comunidades, Cataluña, Comunidad Valenciana, Madrid y Andalucía han sido las comunidades con mayor número de declaraciones de concurso en el primer trimestre, dado que acapararon el 59,2 por ciento del total. En el lado opuesto, las regiones con menos suspensiones de pagos en el primer trimestre han sido Ceuta y Melilla, Cantabria, La Rioja, Navarra y Extremadura.
Con la entrada en vigor de la Ley Concursal el 1 de septiembre de 2004, el Instituto Nacional de Estadística sustituyó la antigua estadística de suspensiones de pagos y declaraciones de quiebra por la de procedimiento concursal, reemplazando los conceptos jurídicos de suspensión de pagos y declaración de quiebra por el de concurso de acreedores, denominándose deudores concursados a las entidades sometidas a este proceso.