Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una familia vizcaína espera un trasplante multiorgánico para su hijo de 4 años

Una familia vizcaína espera un trasplante multiorgánico para su hijo de 4 añosCuatro/CNN+
La familia de Ibai Uriarte lleva siete días a la espera de una llamada que podría salvar la vida del niño, de cuatro años, que se encuentra ingresado en el Hospital La Paz de Madrid y que necesita urgentemente un trasplante de tres órganos.
Javier Uriarte, padre del menor, ha relatado que su hijo se encuentra en el número uno de la lista de posibles receptores, aunque el bajo índice de donación infantil y el hecho de que se trata de un "trasplante multiorgánico" les pone "entre la espada y la pared".
Todo comenzó el 29 de noviembre cuando el pequeño, natural de Arkotxa (Bizkaia) fue sometido a una operación en el Hospital de Cruces, en Barakaldo, en la que le estirparon una masa del abdomen, "un bulto que tenía de nacimiento, bastante extraño y de unos 700 gramos".
"La operación fue complicada, pero nos dijeron que no había habido problema. Le hicieron una prueba y descubrieron que había algo raro que no funcionaba bien y que los órganos se estaban como muriendo porque les faltaba el oxígeno", ha afirmado Javier.
Hace siete días decidieron trasladar al pequeño a un hospital Madrid, un momento que los familiares recuerdan como una auténtica pesadilla, como "el peor día" de sus vidas", dado a la "gran preocupación" y el "estrés terrible" de no saber qué le ocurría al niño.
Desde entonces Ibai se encuentra ingresado a la espera de un intestino, páncreas y bazo, que, dado a su edad, tienen que tener un peso aproximado por las carácteristicas del menor y que deben pertenecer a un mismo donante.
Pese a la complejidad de la situación, la familia acaba de recibir la buena noticia de que el pequeño "ha desarrollado una especie de defensas" al tiempo que ha reaccionado a los medicamentos que le han suministrado, por lo que existen "más oportunidades de tener unas vías para esperar el trasplante".
"Estamos luchando y esperando para verle. Dándole ánimos para que se pueda recuperar, muy emocionados y él está luchando mucho; al haber sido un niño sano que no tenía problema eso le podía beneficiar", ha alegado Javier.
No pierden la esperanza
El padre del menor ha asegurado que, aunque se trata de una intervención "complicada", es la oportunidad que tienen y van a ir "a por todas", ya que "un padre está para su hijo hasta el último momento". Así, confía en que la deseada llamada de teléfono se produzca lo antes posible aunque es consciente de que se puede dar "dentro de una hora, mañana" o en el momento menos esperado.
"Vivimos pegados al teléfono. Todo el día, con la familia, con las televisiones, periódicos para ver cualquier persona que nos puedan ayudar. La llamada tiene que llegar, esperamos por la noche, por el día, en cuanto suena el teléfono miramos la pantalla a la espera de ver el número del hospital, ese sería el mejor día de nuestra vida", ha insistido el padre de Ibai.
"Los médicos nos dicen que es difícil pero no imposible por lo que puede surgir en cualquier momento. Queremos decir que hay muchos que necesitan trasplante, entre ellos el nuestro y como está con urgencia cero hacemos un llamamiento a toda España que la gente se sensibilice, sabemos que no es fácil pero que tengamos una oportunidad para salir adelante", ha defendido.