Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La familia de Marta del Castillo, decepcionada

Ni hay nuevo datos ni los implicados en la muerte de Marta de Castillo serán juzgados por un jurado popular. El asesino confeso de Marta del Castillo, Miguel Carcaño, se ha negado este miércoles a declarar en el juicio contra el menor de edad acusado de la violación y asesinato, por lo que el juez solo ha escuchado a María García, novia de su hermano, quien ha afirmado que no oyó nada y que "allí no hubo nada".
Carcaño, que fue trasladado al Juzgado de Menores desde la cárcel de Morón de la Frontera (Sevilla), no cruzó miradas con el acusado Javier G.M., apodado "El Cuco", de 15 años cuando supuestamente violó a Marta, y tampoco miró la pantalla cuando el juez ordenó reproducir un vídeo con la reconstrucción de los hechos.
El fiscal, el abogado de los padres de Marta y la defensa consignaron por escrito las preguntas que pensaban hacer a los testigos, entre ellos la de dónde se encuentra el cuerpo de la víctima, han informado a la prensa abogados presentes en el juicio, que se celebra a puerta cerrada.
La familia de Marta del Castillo lamenta el silencio
Al término de la sesión, el padre de Marta, Antonio del Castillo, ha lamentado ante los periodistas este silencio, que "era el cartucho que tenía en este juicio para encontrar a mi hija".
También ha opinado que "la posición de 'El Cuco' está cambiando, ya no está tan fuerte" porque "se están echando abajo muchas cosas".
El juicio debía escuchar este miércoles como testigos al asesino confeso, a su amigo Samuel Benítez, acusado de ayudarle a deshacerse del cuerpo de Marta, y a Francisco Javier Delgado, hermano de Carcaño, que se han acogido a su derecho a no declarar porque están procesados en el futuro juicio ante un tribunal de adultos.
La única testigo y acusada que ha declarado ha sido María García, novia de Delgado, quien ha reiterado que la noche del crimen, el 24 de enero de 2009, estuvo estudiando desde la medianoche en el piso de la calle León XIII de Sevilla donde murió Marta hasta que se acostó y que no oyó nada porque "allí no hubo nada".
Fuentes de la Fiscalía han comentado a los periodistas que las dos primeras jornadas de la vista están demostrando que el menor acusado "tuvo alguna participación en la desaparición de Marta".
Juzgados por un tribunal profesional
Por otra parte, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha decidido que un tribunal profesional, y no un jurado popular, sea el encargado de enjuiciar la violación y el asesinato de la joven sevillana Marta del Castillo.
A través de un auto, contra el que no cabe recurso, la Sala de Civil y Penal del alto tribunal andaluz desestima íntegramente los recursos de apelación interpuestos por la Fiscalía y la acusación particular, que ejercen los padres de la joven fallecida en Sevilla en 2009.
La resolución confirma el auto del magistrado de la Audiencia de Sevilla designado presidente del jurado, Javier González, quien ordenó que el caso fuese enjuiciado por un tribunal profesional a la vista de la última jurisprudencia del Tribunal Supremo.
En su auto, el TSJA explica que aunque los escritos de las dos acusaciones presentan ciertas diferencias respecto a la secuencia de los hechos, no resultan "incompatibles" y conducen a la conclusión de que el "objetivo principal" o "delito fin" fue la violación de Marta.
En este sentido, precisa que si el objetivo inicial perseguido fue un delito (agresión sexual) que no es competencia de un jurado popular y que el que se cometió "para facilitarlo o lograr su impunidad" sí (en este caso, el homicidio), la competencia para enjuiciar los hechos debe recaer en la Audiencia Provincial.