Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los robots toman Madrid

Hacía mucho que no se veía tanta inteligencia junta en España, inteligencia artificial. Estos días los mejores cerebros robóticos del mundo están en Madrid. Y ya no sólo hablan o juegan al ajedrez, ahora vuelan, nos ayudan en el día a día o en momentos delicados... El futuro está ahí fuera. Cuando llegamos a la Global Robot Expo el robot más famoso de la galaxia nos da la bienvenida a su fiesta de los robots: un lugar donde podemos tropezar con una máquina que se desplaza solo y donde podemos vislumbrar el futuro. En poco tiempo tendremos mascotas robóticas, el césped se cortará sólo  y en las tiendas nos atenderá Pepper, un androide asistencial. Pero los robots han venido para ayudarnos, no para sustituirnos: ayudarnos a levantar peso, por ejemplo para atender a una persona dependiente, con un músculo artificial que evita que trabaje la espalda. Puede levantar 30 kilos. Un brazo robótico nos ayuda a hacer ejercicios de rehabilitación de lesiones musculares, otra aplicación puede diagnosticar enfermedades neurológicas con el movimiento ocular y un dron, que puede volar cuatro horas, puede ser básico en rescates. Es capaz de llegar a distancias grandes, como las que recorrería un avión, sin tripulación. Podrá supervisar zonas de catástrofes o incendios sin peligro para los humanos. Esto, ahora, es el futuro, pero será el presente para nuestros hijos. Por eso cada vez más empresas se dedican a formar a los niños en el que será su mundo: el mundo de los robots.