Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La corrupción y la crisis, un punto de inflexión para el bipartidismo

La crisis y la corrupción han alejado la sombra del bipartidismo y han propiciado la aparición de nuevos partidos, muchos de ellos conformados por ciudadanos, que hacen de la lucha contra estas lacras su bandera. Al menos, así lo refleja la encuesta electoral del Cis de cara a las europeas del 25 de mayo, que revela una caída de la presentación de los dos partidos mayoritarios en la Eurocámara. Esta encuesta otorga representación parlamentaria a Podemos, una nueva formación que lidera por Pablo Iglesias.

Hay que “gobernar para los ciudadanos no al dictado de Merkel ni del BCE”, afirma Iglesias antes de añadir que “es un escándalo que en este país haya gente con empleo que sea pobre”. Podemos pretende que los ciudadanos hagan la política y para ello apuestan por cargos revocables y mandatos de ocho años. Para salir de la crisis creen necesario una reforma fiscal, una auditoría de la deuda y que los bancos afronten sus deudas.
Pablo Iglesias, candidato de Podemos a las europeas
 “Actuar contra la corrupción implica reformar el código penal y que haya más inspectores de Hacienda”, señala Iglesias, que acusa a grandes empresas y bancos de tener filiales en paraísos fiscales. “Si todos los que no pagan impuestos los pagaran se podrían hacer políticas públicas no solo para mejorar el empleo, sino  también sus condiciones”.
El Partido X, liderado por Hervé Falciani, el informático que reveló la identidad de 130.000 evasores fiscales, apuesta por cambiar el modelo productivo para acabar con la corrupción.  Su número dos, Simona Levi, afirma que a “Europa le pedíamos dinero para meterlo en sobres, ahora hay que exigirle inversiones en la productividad de un país rico con gente que sabe hacer un montón de cosas”.
Simona Levi, número dos del Partido X a las europeas
Frente a la corrupción apuestan también por aprovechar los recursos que permiten localizar los movimientos bancarios, como hizo Falciani o como hace el movimiento 15MpaRato.  La participación ciudadana en las instituciones es también eje de su programa. “Los ciudadanos deben tener información. Se trata de que podamos vigilar que nuestros representantes cumplan su cometido y que podamos revocar su mandato cuando no cumplan las promesas electorales”, explica Levi.
Escaños en Blanco, que ya logró varias concejalías en Cataluña, se presenta por primera vez a unas elecciones europeas. Su único punto del programa es dejar los escaños en blanco.
Luis Prado, cabeza de lista de Escaños en Blanco
Luis Prado, su cabeza de lista, argumenta que “lo que ofrece el sistema actual para la gente que no se siente representada es el voto en blanco, nulo o la abstención y eso es una tomadura de pelo porque hace invisible a una parte importante de la población”. “Intentamos que se refleje el apoyo real de los partidos”, sentencia.
Escaños en Blanco se compromete a disolverse una vez que se modifique la ley electoral.
Otro partido que se define como bandera de la lucha contra la corrupción es Movimiento Red, liderado por Elpidio José Silva, el juez acusado de prevaricación por encarcelar dos veces al expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa. Silva afirma que ha aprendido, enfrentándose “a los máximos personajes que representan la corrupción en España” que, “si no es desde la política es imposible combatir la corrupción”.
Red apuesta por reforzar la separación de poderes y garantizar la “inmunidad” de la Justicia cuando investiga casos de corrupción.
El juez Silva valora el procedimiento abierto contra él
Hacer cumplir con la ley a los corruptos permitirá crear una nueva imagen para España, explica Silva. “Si hubiera una expectativa de limpieza en las reglas del juego, España sería el mejor país del mundo para invertir” y “esto para el empleo tiene efectos prácticamente inmediatos”, asegura.