Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Manuel Valls, tras la victoria del FN: "Sufrimos una grave crisis de confianza"

El primer ministro francés, Manuel Valls, ha reconocido la derrota de los socialistas, que han quedado terceros en las elecciones europeas celebradas este domingo, y la victoria del ultraderechista Frente Nacional, liderado por Marine Le Pen, quien ha exigido la disolución de la Asamblea Nacional. La extrema derecha también se ha impuesto en Dinamarca y Finlandia. En Grecia se ha impuesto el partido de extrema izquierda, Syriza, y en Portugal, los socialistas.

El partido de Le Pen ha ganado las elecciones a la Eurocámara con el 25% de los votos, seguida de los conservadores de la UMP, que obtienen entre el 20% y el 22% de los sufragios.
El resultado representa una fuerte derrota para el presidente François Hollande, cuyo Partido Socialista se desploma hasta la tercera posición con entre el 13% y el 15% de los votos. Los liberales de UDI-Modem logran el 10%, seguidos de los ecologistas (9%) y el Frente de Izquierda (7%).
El Frente Nacional aspira a crear un nuevo grupo de extrema derecha antieuropeo en la Eurocámara, lo que le permitiría acceder a más financiación y visibilidad.
Le Pen exige la disolución de la Asamblea Nacional
Tras conocer los resultados, la líder del Frente Nacional ha reclamado al presidente francés, François Hollande, la disolución de la Asamblea Nacional tras la contundente victoria lograda por su partido en las elecciones europeas, según apuntan todos los sondeos a pie de urna.
"Nuestro pueblo exige una política de los franceses, por los franceses y para los franceses", ha defendido Le Pen en una breve declaración a los medios tras conocer que su partido obtendría el 25,4 por ciento de los votos, por delante de la opositora UMP, con el 21 por ciento, y los socialistas de Hollande con el 14,5 por ciento.
"El presidente de la República debe adoptar ahora las disposiciones que se imponen para que la Asamblea se convierta en nacional, representativa del pueblo y realizar la política de independencia que el pueblo ha escogido esta noche", ha defendido Le Pen, que ha conseguido ella misma un escaño para la Eurocámara.
Por último, ha aprovechado para agradecer a los franceses el respaldo dado a su partido. "Los franceses han dado al Frente Nacional la formidable responsabilidad de aplicar la elección que han hecho esta noche", ha añadido.
Valls reconoce un "seísmo"
Para el primer ministro francés, Manuel Valls, lo ocurrido en estas elecciones es un "seísmo". En una declaración grabada, Valls ha reconocido que "esta votación es más que una nueva alerta, es una conmoción, un seísmo para todos los responsables políticos". "Es un momento grave, muy grave para Francia y Europa", ha añadido el primer ministro socialista.
Valls, que llegó al cargo hace casi dos meses, ha admitido el "resultado mediocre de los partidos de gobierno, en especial de la mayoría y la izquierda". No obstante, ha asegurado que el Gobierno ha mantenido una política "coherente" y ha defendido la necesidad de las reformas emprendidas.
Por su parte, el presidente del UMP, Jean-François Copé, ha reconocido que el resultado electoral es "para nuestra familia política una gran decepción". En declaraciones a France 2, ha incidido en que "es también la expresión de una gigantesca ira y de una exasperación muy fuerte del pueblo francés".