Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los etarras guardaban 500 kilos de explosivos en la casa de Portugal

Los etarras guardaban 500 kilos de explosivos en la casa de PortugalReuters
Los dos etarras que huyeron de la casa rural de Obidos, Oier Gómez Mielgo y Andoni Zengotitabengoa Fernández, almacenaban hasta 500 kilos de explosivos, según ha anunciado el comandante del Centro de Desactivación de Explosivos de la Guardia Nacional Republicana (GNR), Hélder Barros.
El material estaba escondido en el garaje de la casa donde, además, había también diversos ingredientes para la fabricación artesanal de artefactos, así como entre cinco y diez artefactos listos para hacer explosión, aunque ha matizado que aun no estaban provistos de detonador.
Según este responsable policial, en los registros han participado diez agentes y los trabajos han durado hasta seis horas. En estos registros también han colaborado agentes de la Guardia Civil desplazados a Portugal.
Las primeras desactivaciones

Los agentes han hallado además un recipiente de los que habitualmente se utilizan para la confección de artefactos usados para coches bomba. Por la calidad del producto encontrado, las autoridades afirman que se trata de un trabajo de profesionales.
Las autoridades van a continuar en Obidos y el Centro de Desactivación de Artefactos han anunciado que durante el sábado se reanudarán los trabajos. Las primeras desactivaciones se llevarán a cabo en un lugar próximo a la casa pero apartado de las viviendas.
El mayor golpe desde el verano
El golpe, en el que se han requisado hasta 500 kilos de explosivos entre un numeroso material para la comisión de atentados, supone el mayor golpe al aparato logístico de la banda desde el pasado verano en el que las fuerzas de seguridad de España y Francia incautaron numerosos zulos y escondites de los terroristas.
Durante todo el año 2009 se hallaron hasta 22 escondites de ETA. Del total, 18 fueron desmantelados en Francia y otros cuatro en España. Esto permitió incautar a la banda cerca de una tonelada de explosivos. Sólo con la operación de hoy ya se ha alcanzado la mitad de esa cifra.
Fugados desde hace años
Los dos presuntos etarras huidos se encontraban fugados de la Justicia desde hacía años. Su identificación como las personas que ocupaban la casa fue posible gracias a la colaboración de los vecinos que les reconocieron a partir de las fotografías que les mostraron los agentes de la Guardia Civil desplazados a la zona.
Ambos habrían abandonado la vivienda después de que el pasado lunes la Guardia Nacional Republicana (GNR) portuguesa interceptase una furgoneta de ETA cargada de explosivos en la misma localidad de Obidos. En ese operativo consiguieron huir otros dos terroristas.
Buscado desde 2002
El juez de Menores de la Audiencia Nacional, José María Vázquez Honrubia, dictó el 28 de mayo de 2002 orden de busca y captura contra Oier Gómez, condenado en octubre de 2001, cuando aún era menor de edad, a una pena de dos años de internamiento más tres años de libertad vigilada por colocar un artefacto explosivo bajo el coche de un ertzaina que hizo explosión en abril de 2001 en Vitoria (Alava).
El joven, que ya tiene 27 años, no regresó al centro donde cumplía su pena tras disfrutar del permiso de fin de semana que le había concedido el juez. El magistrado le había concedido los permisos porque la Ley del Menor contempla que el internamiento pueda sustituirse por libertad vigilada cuando se cumpla la mitad de la pena.
Andoni Zengotitabengoa
Por su parte, Andoni Zengotitabengoa Fernández fue condenado por la Audiencia Nacional a 13 años y tres meses de prisión por su participación en actos de terrorismo urbano perpetrados en la Semana Grande de San Sebastián de 2000, junto a otros dos jóvenes. Se encuentra huido desde que fue condenado por la Sección Cuarta el 3 de septiembre de 2003.
Habían dejado de pagar el alquiler
El descubrimiento se ha producido después de que el dueño del inmueble acudiese al mismo ya que los inquilinos habían dejado de pagar el alquiler. Se cree que los etarras habían alquilado la vivienda hace varios meses.
La hipótesis de que la banda tuviese infraestructura en el país vecino se reactivó recientemente después de que dos terroristas fueran detenidos en Portugal, cerca de la frontera por Zamora, cuando la Guardia Civil dio el alto a una furgoneta en Bermillo de Sayago que tranportaba material explosivo.
En aquella ocasión fueron detenidos Garicoitz Garcia Arrieta e Iratxe Ortiz de Barrón. Todas las sospechas apuntaban que actuaban de correo y que iban a entregar el material.
Antecedentes en Obidos
La policía portuguesa interceptó el pasado lunes, en un control rutinario en el marco de un dispositivo contra el contrabando, una furgoneta de ETA cargada de explosivos en la misma región de Obidos en la que este viernes ha sido hallado un piso de la banda con numeroso material explosivo. En este vehículo viajaban dos presuntos etarras que lograron darse a la fuga.