Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un estudio alerta de que una homocisteína alta durante la preconcepción afecta a la capacidad cognitiva del hijo

Expertos de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona han realizado un estudio en el que han mostrado que una homocisteína alta durante la preconcepción afecta a la capacidad cognitiva del hijo, por lo han vuelto poner de manifiesto la importancia de la suplementación de ácido fólico en esta etapa.
Y es que, se sabe que el déficit de vitaminas como el ácido fólico y otras del grupo B, que controlan que la homocisteína no se dispare, es causa de malformaciones y alteraciones morfológicas en el sistema nervioso de los futuros bebés, como la espina bífida.
En este sentido, el nuevo estudio, recogido por la plataforma Sinc, prueba que este alto nivel de homocisteína durante la preconcepción afecta también al desarrollo funcional de los niños en aspectos relacionados con la capacidad cognitiva y con la conducta.
Para alcanzar esta conclusión, los investigadores analizaron 71 niños de cuatro meses y 80 niños y niñas de seis años de las comarcas tarraconenses, todos ellos de madres que han tenido el seguimiento de los investigadores desde antes de quedarse embarazadas.
De esta forma, observaron que los niños sanos nacidos de madres con la homocisteína moderadamente elevada en la preconcepción tienen rendimientos inferiores en pruebas de neurodesarrollo a los cuatro meses y en pruebas cognitivas a los seis años.
Los investigadores han tenido que controlar otros factores que podrían influir en los resultados y que nada tienen que ver con la red metabólica en la que participa el ácido fólico, como la educación de la madre, los hábitos asociados al estilo de vida o la salud del niño durante los primeros seis años.