Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un rayo de esperanza para la cumbre de Copenhague sobre el cambio climático

De un tiempo a esta parte parecía que la cumbre de Copenhague iba a ser donde por fin se alcanzase un acuerdo que sustituyese y ampliase al protocolo de Kyoto. La designación de Obama, las crecientes evidencias de los peligros del cambio climático o la presión de la sociedad civil sostenían esta teoría.
Sin embargo las negociaciones preparatorias de Barcelona la pasada semana dejaron herida a la cumbre de Copenhague, y la declaración conjunta de China y EEUU de que no apoyarían un acuerdo con medidas efectivas terminó de llevar a la UVI a dicha cumbre antes incluso de comenzar.
Ahora, la presión internacional parece lanzar un rayo de esperanza a la lucha contra el cambio climático entre tanta mala noticia. El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, instó este lunes a la comunidad internacional a luchar por un acuerdo que sustituyera Kyoto. Poco después, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, era más concreto al reclamar a China y Estados Unidos un mayor compromiso para reducir las emisiones contaminantes.
Finalmente el líder chino, Hu Jintao, y el presidente estadounidense, Barack Obama, aceptaban 'resucitar' la lucha contra el cambio climático afirmando que buscarán el éxito de la cumbre de Copenhague de acuerdo con las "responsabilidades" y "capacidades" de cada país.