Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez Ruz envía a prisión a tres de los cuatro presuntos yihadistas de Ceuta

Los cuatro presuntos yihadistas detenidos en Ceuta pasan a disposición de la Audiencia NacionalEFE

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha enviado a prisión a tres de los cuatro presuntos yihadistas detenidos el pasado sábado en Ceuta, que han negado en su declaración formar parte del Estado Islámico y han asegurado que ni siquiera son "religiosos", informaron fuentes jurídicas.

Tras interrogarles este lunes, el magistrado ha ordenado el ingreso en prisión de Farid Mohammed Al Lal y su hermano Mohammed y de Anwar Alli Amzal, al tiempo que ha dejado en libertad al hermano de este último, Radouan, después de que los forenses constataran que sufre una discapacidad psíquica.
En todo caso, Radouan Alli Amzal tendrá que realizar comparecencias semanales en el juzgado más próximo a su domicilio, deberá entregar el pasaporte y no podrá abandonar el territorio nacional. A todos ellos les imputa los delitos de integración en organización terrorista y tenencia ilícita de armas.
Además de negar que formaran parte de una célula terrorista, los arrestados han apuntado que la pistola que les fue incuatada no era suya sino de un primo, según han señalado las citadas fuentes.
Según el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, los cuatro detenidos, de nacionalidad española y origen marroquí, formaban parte de una célula yihadista que estaba "plenamente preparada" para atentar en España y dispuesta a inmolarse en el intento. Destacaban por su "radicalización" y por estar "muy adiestrados tanto física como mentalmente".
Paralelismo con los asesinos de París
El ministro también destacó el "gran paralelismo" que la célula desarticulada tenía con la formada por los terroristas que el pasado 7 de enero atentaron en París contra la revista satírica Charlie Hebdo. Los detenidos en Ceuta formaban parte activa de una célula que actuaba siguiendo las consignas impartidas por el líder de la organización terrorista 'yihadista de referencia' Estado Islámico (DAESH), Abu Bker Al Baghdadi.
La operación, denominada 'Chacal' y dirigida y coordinada por la Fiscalía de la Audiencia Nacional y el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, se completó con dos registros domiciliarios en los que se incautaron una pistola automática del calibre 9 milímetros metros parabelum, uniformes de combate, pasamontañas, placas de matrícula de vehículos españoles, machetes de grandes dimensiones, otro tipo de armas blancas y armas cortas no de fuego, munición de diverso tipo, material informático y diversa documentación que será sometida a estudio.
La 'operación Chacal' tenía el objetivo de neutralizar la amenaza "potencial" que constituían para España los integrantes de la célula desmantelada, habida cuenta de la situación "actual de riesgo" y de los paralelismos detectados a lo largo de la investigación entre los miembros de la célula española y los autores de los atentados de Francia.
En concreto, señaló como "elementos coincidentes" que las dos parejas de hermanos detenidas han adquirido un alto nivel de "radicalización", asumiendo incluso su propia muerte en el transcurso de la comisión de un acto terrorista, así como que todos estaban entrenados física y mentalmente para llevar a cabo la 'yihad' y adoptaban numerosas y complicadas medidas de seguridad en sus desplazamientos y comunicaciones.