Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los 'yihadistas' planeaban atacar una librería judía de Barcelona y grabar una decapitación

Detenido por su supuesta vinculación con el terrorismo yihadistaEFE

El presunto jefe de la célula 'yihadista' desarticulada este miércoles en Barcelona, Antonio Sáez Martínez, alias 'Alí el peluquero', quiso cometer un atentado contra una librería judía de la capital catalana junto a un cliente de ideología neonazi llamado Diego Frías. La célula también tenían avanzado un plan para realizar un secuestro en España y grabar un degollamiento a una persona a la que iban a vestir con un mono naranja, al modo de las acciones terroristas realizadas por el Estado Islámico, informaron fuentes de la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Así consta en un auto dictado por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz en el que decreta el ingreso en prisión de ambos junto a otros cinco arrestados por un delito de integración o colaboración en organización terrorista y deja en libertad con medidas cautelares a otros tres. El menor de 17 años, por su parte, ingresará en un centro de menores durante seis meses.
Según un testigo protegido, la célula, llamada Fraternidad Islámica para la Fraternidad de la Yihad, tenía la intención de "perpetrar un atentado en territorio español". Para ello, 'Alí el peluquero' contactó con Frías, "una persona con capacidad de conseguir armas y materiales explosivos" y que "odia a los judíos", al objeto de "poner una bomba en una librería de nombre 'La Piedra' o algo similar".
Los detenidos, según fuentes de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, planeaban también el secuestro de una persona para grabar su degollamiento tras vestirla con un mono naranja, al modo de las acciones terroristas realizadas por el Estado Islámico. El juez, sin embargo, no cita estos planes en su resolución.
Además, tenían la intención de secuestrar a la directora de una entidad financiera de Cataluña para lograr recursos económicos.
Los presuntos terroristas, que tenían una granada en perfecto estado, armas de fuego y cuchillos de grandes dimensiones, también realizaron visitas y seguimientos para cometer posibles atentados en el Parlamento de Cataluña, las comisarías de los Mossos d'Esquadra de Barcelona y Sabadell y el Hotel Plaza de la capital catalana.
Registros en dos provincias
En el marco de esta operación, denominada 'Caronte', se han realizado siete registros en Terrassa, cuatro en Sabadell, dos en Barcelona -uno en el distrito de Sants-, dos en Valls (Tarragona) y uno en Sant Quirze del Vallès.
El conseller, que compareció acompañado por el director general de la Policía, Albert Batlle, y el comisario jefe de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, concretó que la operación arrancó hace trece meses, cuando los Mossos detuvieron en Bulgaria a tres vecinos de Terrassa, Sabadell y Monistrol de Montserrat (Barcelona) con la intención de incorporarse a las filas de Estado Islámico.
La policía catalana les atribuye los delitos de pertenencia a organización criminal con finalidades terroristas, captación y adoctrinamiento de otras personas para luchar en zonas de conflicto, incitación al terrorismo y encubrimiento de todos los delitos anteriores.