Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cinco de los once yihadistas arrestados en Cataluña son españoles conversos al Islam

Detenido por su supuesta vinculación con el terrorismo yihadistaEFE

Cinco de los once detenidos este miércoles por yihadismo en Cataluña son españoles conversos al Islam, nacidos en familias sin ascendencia musulmana. El resto de los arrestados son un paraguayo y cinco marroquíes. La célula, que captaba jóvenes y los enviaba a Siria e Irak, pretendía atentar en Cataluña como demuestran las fotografías de monumentos y edificios emblemáticos de la Ciudad Condal que tenían en su poder.

La intervención policial se ha producido después de un año de investigaciones en el entorno del Estado Islámico. Así, se ha podido detener a once personas por su presunta relación con el yihadismo.
Una circunstancia relativamente novedosa y preocupante es que cinco de los arrestados son españoles conversos al Islam y nacidos en familias sin ascendencia musulmana. El resto de los arrestados son un paraguayo y cinco marroquíes.
Los once detenidos  tenían la "voluntad" de atentar en Cataluña, donde formaban parte de una célula organizada que captaba a jóvenes, los radicalizaba y los enviaba a Siria e Irak para luchar junto al Estado Islámico.
En declaraciones a TV3, el conseller de Interior de la Generalitat, Ramon Espadaler. ha explicado que los Mossos d'Esquadra conocían "cuáles eran las intenciones y los objetivos" de los 11 presuntos yihadistas.
También ha asegurado que los supuestos yihadistas habían reconocido "algunos puntos" del territorio catalán, pero amparándose en el secreto de sumario no ha querido dar más detalles.
El conseller ha asegurado que los supuestos terroristas tenían "voluntad de atentar en territorio catalán" pero en ningún momento la población ha estado en riesgo porque esta célula ha estado vigilada durante trece meses por los Mossos de la mano de la Audiencia Nacional, que dirige la investigación.