Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El vicepresidente de la RFEF también puede salir ya de prisión al abonar la fianza de 300.000 euros impuesta por el juez

El vicepresidente económico de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Juan Padrón, ya puede abandonar la prisión madrileña de Soto del Real, en la que ingresó el pasado 20 de julio, al haber hecho efectivo ya el abono de la fianza de 300.000 euros que le impuso el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, según han informado fuentes jurídicas.
Padrón, Ángel María Villar y el hijo de éste, Gorka, fueron los tres imputados en la operación que investiga Pedraz en el organismo deportivo por presunto desvío de fondos que ingresaron en la cárcel, ya que el magistrado decretó en un principio prisión incondicional para los tres.
Sin embargo, el pasado lunes el titular del Juzgado Central de Instrucción número 1 suavizó las medidas cautelares y les impuso fianzas de 300.000 euros para los los dos primeros y 150.000 para el tercero. Ángel María Villar y su hijo pagaron ayer y salieron de Soto del Real a última hora de la tarde, pero la fianza de Padrón ha tardado un poco más en hacerse efectiva y saldrá de la cárcel en las próximas horas.
En el auto de libertad provisional, el juez instructor entiende que estas tres personas "difícilmente" pueden ya "obstaculizar la instrucción de la causa", ya que la documentación no puede ser "alterada", ni pueden "influir" en los testigos y en el resto de investigados a los que ya se ha tomado declaración.
Asimismo, el magistrado considera que no existe riesgo de fuga al acordar las fianzas y otras medidas de control, ni de ocultar bienes y patrimonio gracias a que sus cuentas están bloqueadas y embargadas.
RETIRADA DE PASAPORTE Y COMPARECENCIAS SEMANALES
No obstante, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 1 cree que sí siguen existiendo motivos para considerarles responsables de haber cometido presuntamente los delitos de administración desleal, apropiación indebida, estafa, falsedad documental y corrupción entre particulares.
Así pues, Pedraz obliga a estos tres investigados a comparecer semanalmente ante el juzgado a la retirada de sus pasaportes, además de a facilitar un teléfono móvil donde puedan ser localizados en cualquier momento para ponerse a disposición del juzgado.
El juez instructor considera que existen indicios de que Ángel María Villar creó un entramado, al menos desde 2009, para la desviación de fondos tanto públicos como privados de la RFEF y organismos vinculados a ellos para garantizar su permanencia al frente del puesto que ostentaba desde el año 1988.
CONTRATACIÓN DE FAMILIARES Y ADJUDICACIONES ARBITRARIAS
Según el magistrado, se estableció una red de "clientelismo" tanto para la contratación del personal que recae en familiares de los acusados como en la presunta adjudicación arbitraria de contratos de suministros. Además, cree que los acusados cometieron estos hechos con la voluntad "de enriquecerse y favorecer el enriquecimiento de terceros".
Respecto al papel de Gorka Villar en la trama, Pedraz apunta a tratos de favor por parte de su padre a través de la sociedad que administra, Sport Advisers S.L. Y en cuanto Padrón, opina que medió para favorecer que sociedades cercanas a la red continuaran como proveedoras de material deportivo a las que se les pagó de más y con las que se ocultaron las comisiones presuntamente cobradas.