Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La reforma de la ley valenciana que permitirá revocar a senadores territoriales se debatirá este jueves en comisión

La reforma de la ley que permitirá revocar a senadores territoriales se debatirá este jueves en la Comisión de Coordinación, Organización y Régimen de las Instituciones de la Generalitat de las Corts Valencianes.
Podemos, el grupo impulsor de la iniciativa, confía en que se pueda aprobar en comisión este jueves --posteriormente deberá pasar al pleno de las Corts--, después de siete meses de trabajo parlamentario.
La reforma de esta ley permitirá el revocatorio de aquellos senadores territoriales que incurrieran en comportamientos que susciten la pérdida de confianza parlamentaria fundada en actuaciones lesivas para los intereses de la Comunitat o provoquen el desprestigio de sus instituciones.
Según el síndic de Podemos, Antonio Montiel, "aunque algunos afirmen lo contrario, nunca fue una ley contra Rita Barberá", y ha estacado que lo que pretenden con esta ley es que "se dignifique la institución de los senadores territoriales y se vincule la actividad parlamentaria de éstos a la Asamblea legislativa que los elige, asegurando que su conducta esté a la altura de la confianza depositada en ellos".
Las principales novedades que aporta esta ley son el establecimiento de un procedimiento de revocación del mandato a propuesta de un mínimo de dos grupos parlamentarios que representen al menos una décima parte de los miembros de las Corts y siempre que dicha revocación sea aprobada por dos tercios de la cámara sin oposición del grupo proponente del senador a revocar.
"ESCAQUEO"
La otra novedad es la obligatoriedad del senador territorial de comparecer ante la Cámara cuando sea llamado por ésta, a fin de evitar "situaciones de escaqueo como la que protagonizó Rita Barberá en febrero de este año".