Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las urnas no castigan la corrupción

Esta semana el PP ha despedido por la puerta de atrás a una histórica del partido como Rita Barberá. El Supremo le va a abrir una investigación por blanqueo. La corrupción ha salpicado mucho a los populares que llegaron a perder hasta un 30% de los votos. Para Narciso Michavila, sociólogo y presidente de GAD3, "la radical caída de votos del PP se debió en parte a los casos de corrupción".

Sin embargo a la vista de los últimos resultados electorales no tienen motivos para estar preocupados por como les puede afectar en el futuro. En junio, aumentaron los votos en las comunidades más afectadas por casos de corrupción, como Valencia, Madrid o Baleares. Según la politóloga de la Fundación Alternativas, Berta Barbet, "los populares pueden tener ya sensación de que ya han perdido todos lo votos que tenían que perder por la corrupción y dan por amortizado sus efectos". Los españoles empiezan a estar habituados.

Según el barómetro del CIS, después de un salto en 2013 la corrupción lleva años como segunda preocupación de los españoles pero en mayo, junio y julio de este año el porcentaje ha comenzado a descender. Además hay estudios que calculan el castigo en las urnas en apenas un 4%, que en casos muy flagrantes podría llegar al 15%. Se acaban de conocer las penas que se piden para los expresidentes andaluces del PSOE, Chaves y Griñan, por el caso de los ERE. Fueron imputados días antes de las pasadas generales, y aún así los socialistas perdieron apenas un 0,3% de los votos. La irrupción de los nuevos partidos han podido capitalizar parte ese descontento contras las malas prácticas de la política.

Sin embargo, parece votantes, sobre todo después de dos elecciones fallidas, es más partidario de la estabilidad. Moraleja, la corrupción, ni determina ni limita la llegada al poder pero deteriora la imagen del país. Según Transparencia Internacional,  España ha empeorado 10 puestos en el ranking mundial de países con mayor corrupción. El segundo país que más ha empeorado, sólo por detrás de Siria.