Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los tribunales ingresaron 1,2 millones de asuntos entre julio y septiembre, manteniéndose la tendencia al descenso

Canarias, Islas Baleares y Andalucía, las comunidades con mayor tasa de litigiosidad
El número de asuntos ingresados en los juzgados y tribunales españoles durante el tercer trimestre del año fue de 1.297.786, lo que supone una disminución del 36 por ciento respecto al mismo periodo de 2015. La tendencia de descenso es consecuencia de la última reforma de la Ley Orgánica del Enjuiciamiento Criminal (LeCrim).
Así lo señala el informe Situación de los órganos judiciales en el tercer trimestre de 2016 que ha hecho público este viernes el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y que añade, entre otros datos, que entre los pasados 1 de julio y 30 de septiembre, se resolvieron 1.239.611 asuntos, lo que supone un 37,3 por ciento menos que en el tercer trimestre del año anterior.
A finales de septiembre l de ese periodo, quedaban en trámite un total de 2.258.507 asuntos, lo que significa una disminución interanual del 11,1 por ciento.
En la jurisdicción penal ingresaron 788.151 asuntos --un 44,8 por ciento menos que en el tercer trimestre de 2015--habiéndose resuelto 761.479 asuntos y quedando en trámite otros 743.680, según detalla el informe.
CONSECUENCIAS DE LA REFORMA EN LA JURISDICCIÓN PENAL
Como en los trimestres anteriores, esta importante reducción en el número de nuevos asuntos obedece a la entrada en vigor el 6 de diciembre del año pasado de LECrim para la agilización de la justicia penal y el fortalecimiento de las garantías procesales, que reformó el artículo 284.2 de esta norma en el sentido de establecer que, con carácter general, no se remitirán a los juzgados de Instrucción y de Primera Instancia e Instrucción los atestados policiales en los que no exista autor conocido del delito denunciado.
La consecuencia ha sido la reducción del ingreso de asuntos en este tipo de órganos en un 51,7 por ciento, que se ha traducido en un descenso del 44,8 por ciento en la cifra de asuntos ingresados en el total de la jurisdicción penal.
Además, y como los asuntos que han dejado de ingresar en los Juzgados de Instrucción se resolvían de forma inmediata --con un auto de archivo por falta de autor conocido--, se registra una bajada similar en la resolución en estos órganos.
El informe de la Sección de Estadística del órgano de gobierno de los jueces revela que el ingreso de asuntos ha disminuido también en el resto de las jurisdicciones: un 17,6 por ciento en la civil, un 6,7 por ciento en la contencioso-administrativa y un 5 por ciento en la social.
Así, el número de asuntos ingresados en la jurisdicción civil en el tercer trimestre del año fue de 382.754 -un 17,6 por ciento menos que en el mismo periodo de 2015-; habiéndose resuelto en ese tiempo 372.221 asuntos y quedando en trámite 1.035.077.
En la jurisdicción contencioso-administrativa se registraron 41.348 nuevos asuntos, con una disminución del 6,7 por ciento. Los Juzgados y Tribunales de esta jurisdicción resolvieron 36.165 asuntos y quedaron en trámite al final del periodo otros 190.251.
Por último, en número de asuntos de nuevo ingreso en la jurisdicción social fue 85.479, un 5 por ciento menos que en tercer trimestre de 2015. Se resolvieron 69.716 asuntos y quedaron en trámite 289.395.
LOS MÁS LITIGIOSOS
La tasa de litigiosidad en el conjunto de España en el tercer trimestre de 2016 fue de 27,9 asuntos por cada mil habitantes. Durante este periodo, las comunidades autónomas que mostraron una tasa de litigiosidad superior a la nacional fueron Canarias -con 37,4 asuntos por cada mil habitantes-, Illes Balears (34,7) y Andalucía (32,6). También la Comunidad Valenciana (28) superó ligeramente la media.
En el otro extremo, La Rioja (17,9), el País Vasco (18,2) y Navarra (20,7) registraron las tasas de litigiosidad más bajas, según revela este informe, cuyos datos se conocen de forma trimestral.