Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El testaferro de Bárcenas no dudó del origen del dinero en Suiza porque el banco le confirmó su licitud

El supuesto testaferro del extesorero del PP Luis Bárcenas, Iván Yáñez, ha afirmado este lunes ante la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, tribunal encargado de juzgar la primera época de la trama Gürtel (1999-2005), que accedió a analizar la cuenta de valores de Bárcenas porque el banco suizo le aseguró que no había duda de la licitud del origen de los fondos.
Así lo ha dicho a preguntas de la fiscal Concepción Sabadell, a la que ha explicado que en febrero 2009 Bárcenas --"como el resto de inversores del mundo", ha apuntado-- le pidió que analizase su cartera de valores porque había tenido una "pérdida brutal de dinero" --unos 31 millones de euros, ha indicado-- por la crisis económica.
Ha asegurado que tras esta solicitud fue a Suiza a comprobar las cuentas y que allí preguntó al banco si el origen de los fondos eran lícitos. Según ha dicho, el banco helvético le aseguró que el dinero era legal y confió en esta información porque eran los bancos los "obligados" en investigar la procedencia del dinero.
Yáñez ha enfatizado que tenía "referencias amplias generales de parte del origen", ya que conocía el negocio en el sector de la madera que el extesorero 'popular' emprendió con su padre, Francisco Yáñez, en Costa Rica y era consciente de las operaciones de compra-venta de obras de arte.
Asimismo, ha reconocido que sabía del préstamo de tres millones de euros que se hizo desde la cuenta de la Fundación Sinequanon al extesorero de Alianza Popular Ángel Sanchís Perales.
DEFIENDE QUE SU ACTIVDAD NO RESPONDE A NINGÚN DELITO
Sobre la Fundación Sinequanon, ha destacado que esta cuenta la abrió la Fundación y no Bárcenas y ha explicado que por ese motivo no aparecía en dicho depósito la definición de Persona Expuesta Políticamente (PEP). En esta línea, ha explicado que debido a la estructura de la Fundación, el extesorero no podía "ordenar nada" al banco.
El que fue apoderado de las cuentas de Bárcenas --que se enfrenta a siete años de cárcel por delitos contra la Hacienda Pública y blanqueo de capitales-- ha aseverado que él sólo desempeñó una labor de "gestión o asesoramiento", una actividad que, según ha precisado, "no está bajo ningún concepto en el delito de blanqueo de capitales". De hecho, ha dicho que él "asumió" que estos fondos estaban declarados y tampoco sospechó de lo contrario porque no tenía "ningún indicio".
"Si Bárcenas declaró o no, es su problema", ha agregado. La fiscal le ha preguntado si el extesorero le mencionó en alguna ocasión que quería regularizar su situación en España, a lo que Yáñez ha respondido que cree que Bárcenas "hizo algún comentario sobre una complementaria".
Para hacer efectiva la regularización se abrió una cuenta en Caja Madrid a nombre de la empresa Tesedul, que, tal y como ha recordado la fiscal Sabadell, figuraba como propiedad de un matrimonio uruguayo.
Yáñez ha explicado que presentó una declaración jurada para poner dicha cuenta a su nombre, pero debido a que este papel no fue aceptado por la entidad bancaria, aportaron el documento de constitución de la empresa en la que aparecen los primeros titulares de la sociedad.*
Aún así, el supuesto testaferro de Bárcenas ha recalcado que tanto esa cuenta como la que se abrió a nombre de Granda Global "no se volvieron a utilizar porque tenían un fin instrumental único que era pagar a Hacienda".
BÁRCENAS SE SENTÍA PERSEGUIDO
La fiscal ha insistido en saber si cuando Bárcenas le pidió que analizase su cartera de valores, conocía que el solicitante del servicio estaba siendo investigado por esta causa. Yáñez ha aprovechado para reprochar al Ministerio Público que sea insistente por conocer si los acusados en esta pieza relacionados con el extesorero 'popular' eran conscientes de dicho procedimiento y ha subrayado que en ese momento "no había ninguna investigación".
Sin embargo, al poco después ha reconocido que sí que le hizo una "pregunta general, si tenía algo que ver con esto (trama Gürtel)". "Me dijo que no", ha recordado y ha mencionado que anteriormente Bárcenas le comentó que en 2003 había dejado de tener relación con el 'cabecilla' de la trama, Francisco Correa, debido a que el PP había decidido de contratar con sus empresas.
Ha precisado que Bárcenas sí le transmitió que estaba siendo sometido a una "persecución" porque había muchos periodistas en la "puerta de su casa" y ha asegurado que no lo relacionó con las detenciones de Correa y su 'número dos', Pablo Crespo. Ha indicado que no conocía a estas dos personas y, por tanto, sus detenciones supusieron para él lo mismo que "si esta semana han detenido a una célula yihadista".
Por otro lado, ha explicado que el traspaso de fondos que se produce en 2008 entre las cuentas de Bárcenas y la suya se debe a la venta que hizo Yáñez al extesorero 'popular' de una "pequeña participación" de su empresa por unos "106.000 o 107.000 euros". Asimismo, ha dicho que no tuvo constancia de que el traspaso se hizo desde la Fundación Sinequanon porque esa "documentación no la enviaba el banco".