Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El término imputado deja de ser "jurídicamente" correcto

Con la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal desaparece el término imputado porque es Gobierno considera que es peyorativo y que estigmatiza, ahora pasarán a llamarse ‘investigados’. Sólo cuando el proceso avance y las pruebas y los indicios sean sólidos cambiarán de nombre, entonces serán encausados. La reforma también pretende acabar con las macrocausas judiciales que se eternizan, para ello se apuesta por fijar plazos de instrucción de 6 meses, prorrogables a 18 o 36.