Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los técnicos externos evaluarán este martes el daño causado por el deslizamiento de Alcañiz (Teruel)

Varios técnicos externos al Ayuntamiento de Alcañiz (Teruel) evaluarán este martes el daño causado a varias viviendas por el deslizamiento del cerro de Pui Pinos, ha informado el Consistorio.
Estos expertos determinarán si pueden ser reparados o si, por el contrario, son irreparables y, por lo tanto, hay que demolerlos. También se encargarán de comenzar con los trabajos para las peritaciones de los seguros de los domicilios.
"La zona de arriba está prácticamente segura y casi todos los vecinos han podido entrar ya a sus casas para quedarse a vivir con total normalidad", ha explicado el alcalde de Alcañiz, Juan Carlos Gracia Suso. "Queremos limpiar lo antes posible la parte baja y dar acceso a la carretera", ha añadido.
El sábado los vecinos de diez viviendas de la parte alta de la carretera que no se dañaron pudieron entrar en sus domicilios. De esta manera, volvieron a sus casas con todos los suministros disponibles alrededor de la mitad de los afectados. Además de los vecinos de las viviendas derruidas por la "lengua de tierras", a los únicos que no se les ha dado acceso todavía ha sido a los vecinos de las viviendas muy dañadas y a los de las que están al lado de estas últimas, ya que pueden verse también afectadas.
También se ha negado el acceso de los vecinos a una vivienda intacta, situada enfrente, hasta que no se evalúe el estado de la estructura y se determine que no hay peligro de que se caiga. En similar situación se encuentra otra vivienda ubicada un poco más arriba de las casas dañadas. A ésta no se les concedía acceso debido a los trabajos que se estaban realizando en el talud, pero se espera que próximamente los vecinos puedan acceder a la misma.
En total, se desalojó a 58 personas de las cuales 33 fueron realojadas por el Consistorio en los hoteles de la ciudad. El resto de los afectados se trasladó a otros domicilios propios o viviendas de familiares y amigos.
Por otro lado, los vecinos cuyos hogares han quedado más dañados serán reubicados en pisos de alquiler con todas las prestaciones. Asimismo, permanece abierta --en horario de 9.30 a 13.30-- una oficina de atención a los afectados situada en el número 2 de la calle Mayor que está coordinada por el departamento de Acción Social del Consistorio.
Los trabajos continúan en el talud donde trabaja una excavadora, que realiza las labores de manera escalonada de arriba hacia abajo. La zona más peligrosa ha sido prácticamente ya retirada. Cuando finalicen los trabajos en la parte alta, la excavadora trabajará desde abajo del talud. De momento, se han extraído 3.500 metros cúbicos, alrededor de ocho toneladas, de rellenos antrópicos que permanecían en el talud y podían desprenderse.