Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno sube los impuestos al alcohol, con un alza del 10 %, y tabaco

El Gobierno ha dado 'luz verde' a la subida de impuestos especiales al alcohol, con un alza del 10%, y al tabaco, una medida que permitirá recaudar unos 700 millones de euros anuales, según ha confirmado este viernes el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, en la rueda de prenda posterior al Consejo de Ministros.

"Subimos los gravámenes de la tributación sobre aquellos consumos como el alcohol y el tabaco, que son los dos grandes consumos especiales que se deducían de la presentación de estabilidad", señaló el titular de Hacienda.
De esta forma, el ministro ha desvelado que finalmente se subirá un 10% el impuesto que grava las bebidas espirituosas, que pasará de 8,30 euros por litro de alcohol puro a 9,13 euros por litro, lo que supone un incremento de 83 céntimos.
Dicha subida impositiva tendrá impacto únicamente en este tipo de bebidas, ya que, según apuntó,
Asimismo, el tabaco también sufrirá un incremento impositivo que se realizará, según ha explicado, mediante una "recompensación de la tributación" que dará más peso al tipo específico, que al 'ad valorem', acercándose así a la tributación de la Unión Europea.
En concreto, en el caso de los cigarrillos, que está gravado por tres impuestos especiales, se eleva el tipo específico de 19,1 euros a 24,1 euros por cada mil cigarrillos, y se reduce el tipo 'ad valorem' del 53,1% al 51%, mientras que el impuesto mínimo pasa de 123,97 euros a 128,65 euros por cada mil cigarrillos.
En el caso de la picadura de liar, también se rebalancea su estructura fiscal. El tipo 'ad valorem' queda inalterado, mientras que el específico pasa de 8 euros a 22 euros por cada kilo, mientras que la fiscalidad mínima sube del 68,5% al 75%, con lo que se reduce la brecha fiscal entre cigarrillo y picadura. Respecto a cigarros y cigarritos y las demás labores del tabaco, se produce el rebalanceo a través del tipo mínimo.
Se trata del cuarto cambio fiscal sobre el tabaco aprobado por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, que ya elevó el impuesto especial que grava el consumo de tabaco desde el pasado 1 de enero estableciendo un sistema de 'doble impuesto mínimo'.
El Estado recaudó 9.384 millones de euros a través de impuestos especiales e IVA del tabaco en 2012, lo que representa un aumento del 2,8% respecto a lo embolsado en 2011, según informaron a Europa Press en fuentes del sector.
Del total recaudado el pasado año, un total de 7.475 millones correspondieron al Impuesto especial sobre las Labores del Tabaco, un 3,94% menos, y los 1.909 millones restantes al IVA, lo que supone un aumento del 1,52%.
Descenso de las ventas
El mercado de cigarrillos ha registrado unas ventas de 763,96 millones de cajetillas hasta abril, lo que supone un descenso del 14,1% respecto a un año antes, por las que se facturó 3.139,5 millones de euros, un 7% menos, según los últimos datos publicados por el Comisionado para el Mercado de Tabacos a los que tuvo acceso Europa Press.
Frente a este retroceso, el tabaco de liar creció un 46,4% en volumen, hasta 2,30 millones de kilos, con un alza en valor del 67,7%, hasta 340,97 millones de euros, en un entorno de crisis económica marcado por el enfriamiento del consumo.