Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los socialistas europeos prometen "salarios mínimos decentes en toda Europa"

Los líderes del Partido Socialista Europeo (PES) reunidos en Madrid, con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, como anfitrión, se han comprometido a introducir "salarios mínimos decentes en toda Europa, por ley o mediante negociación colectiva", así como a "limitar las indecentes bonificaciones de los banqueros".

Así consta en la resolución sobre política económica aprobada por los cerca de 40 asistentes al encuentro, entre los que están los primeros ministros francés, Manuel Valls, y sueco, Stefan Löfven, el vicecanciller alemán, Sigmar Gabriel, cuatro comisarios europeos y el presidente de la Eurocámara, Martin Schulz.
"Nosotros, los socialistas y socialdemócratas europeos continuamos nuestra lucha por un cambio en Europa porque la amarga realidad a la que se enfrentan demasiados europeos sigue siendo inaceptable. La austeridad no ha funcionado", comienza la declaración, bajo el título 'Más trabajos, mejores y más justos'.
"RESPUESTAS CONCRETAS A LOS RETOS"
En la resolución, las formaciones miembros del PES se comprometen a seguir "proponiendo respuestas concretas a los retos económicos, sociales y presupuestarios a los que los países europeos llevan enfrentándose desde hace más de seis años" y sacan pecho del giro que, dicen, han dado y las políticas europeos.
"Seis meses después de las elecciones europeas, el cambio que hemos introducido en el debate político europeo es claro, la Comisión y el Consejo reconocen que hace falta inversión para crear crecimiento y trabajos y también hay nuevos elementos: la implementación del BCE de un programa de alivio cuantitativo contribuye a un mejor reparto de riesgos y a la lucha contra la amenaza de la deflación", señala el texto.
Además, avisan de que las recientes elecciones en Grecia "han mostrado un rechazo a las políticas de austeridad drástica y a la Troika" y apuestan por "acelerar el cambio hacia una mayor convergencia y cohesión en Europa". "Queremos una coordinación más sólida de las políticas económicas, para fomentar un crecimiento justo y sostenible, trabajos de calidad y una salida creíble a la crisis", señalan.
Los líderes socialistas aseguran que seguirán combatiendo las dificultades de los europeos y, convencidos de que "las reformas estructurales deben beneficiar a todos", propondrán reformas progresistas en aras del crecimiento verde, trabajos de calidad e inclusión social". "Garantizaremos que la inversión pase de ser una promesa a una realidad y que proporcione crecimientos sostenible, trabajos decentes y más justicia social en toda Europa", añaden.
En concreto, entre otras, llaman a erradicar la brecha salarial de género y, para ello, defienden un "objetivo vinculante" que la reduzca un 2% cada año en todos los Estados miembros. Además, quieren garantizar que haya más inversión hacia la mejora del cuidado a niños y mayores para que más hombres y mujeres puedan conseguir "empleo de calidad". Igualmente se comprometen a luchar "por una directiva revisada de bajas maternales, garantizando un nivel mínimo de baja remunerada y protección en la UE".
Además, insisten en la lucha contra la evasión fiscal y los paraísos y se comprometen a promover "reglas impositivas que impidan la evasión de impuestos y garanticen la transparencia y unos impuestos de sociedades justos". En este ámbito, defienden que "el país donde una empresa obtenga sus beneficios será el país donde pague sus impuestos".
Al mismo tiempo, se felicitan de que la Comisión Europea reconozca ya la "necesidad de un mayor uso de la cláusula de flexibilidad como estímulo para una inversión y un crecimiento sostenible", dentro de Pacto de Estabilidad, pero piden que este nuevo espacio de maniobra presupuestario se use para invertir en la creación de trabajos de calidad y, por tanto, para "bajar los déficits de forma justa y sostenible".
Los socialistas han advertido de que el número de personas en riesgo de pobreza ha aumentado en 7 millones en Europa y han pedido al Ejecutivo comunitario "una acción más contundente y una coordinación de políticas para luchar contra las desigualdades y la pobreza, en especial contra la pobreza infantil".