Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los sindicatos policiales se han movilizan por el 'tijeretazo'

Manifestación policíasEfe

Los sindicatos policiales han reunido una concentración frente a la sede del Ministerio del Interior en Madrid, para protestar por los recortes del Ejecutivo de Mariano Rajoy y cómo afectan a la seguridad pública: "provocando que los profesionales del sector hayan experimentado la mayor precariedad salarial de la historia reciente del Cuerpo Nacional de Policía, situándose a la cola de los Cuerpos de seguridad en cuanto a sueldos y derechos laborales".

La macroconcentración ha sido convocada por la Confederación Española de Policía (CEP), la Unión Federal de Policía (UFP) y el Sindicato Profesional de Policía (SPP) a partir de las 12.00 horas y, como gesto simbólico para denunciar la retirada de la paga extraordinaria de diciembre, durante el acto se ha sorteado una cesta de navidad para que las familias de los agentes "puedan al menos recibir una ayuda en las peores navidades de los últimos años". También se ha leído un manifiesto que posteriormente ha sido entregado en el Ministerio.
Los sindicatos policiales han denunciado así los 'tijeretazos' que ha sufrido este sector desde 2010 "en diferentes complementos, descensos en la productividad, recorte primero y eliminación después de las pagas extraordinarias, congelaciones salariales en 2012 y 2013, mantenimiento de cuotas dobles en el pago de Muface o clases pasivas pese a lo anterior y además, y no menos importante, eliminación del disfrute de días de asuntos particulares o los adicionales que se suman a los de vacaciones tras el cumplimiento de seis trienios de servicio".
Estas medidas, señalaron las centrales sindicales, hacen que cualquier policía nacional "convierta en un milagro el poder llegar a fin de mes en una profesión en la que se presta servicio fuera del entorno familiar y social habitual de los agentes, con el gasto adicional que eso conlleva" y han provocado, además, una "erosión anímica inédita" en el colectivo policial.
Igualmente, CEP, UFP y SPP han criticado la medida aplicada desde el pasado día 16 que 'obliga' a los policías a acudir a su puesto de trabajo aún estando enfermos, ya que, de hacer lo contrario, sufrirían pérdida salarial. Al mismo tiempo, recordaron que los recortes presupuestarios introducidos en el Ministerio del Interior, de un 4,31% en 2012 y un 3,6% en 2013, la partida destinada al pago de los gastos en el Cuerpo Nacional de Policía "ya está a punto de caer por debajo de los 3.000 millones de euros, en un triste récord de descenso de la inversión pública en seguridad".
Recortes y Discriminación
"Los recortes en los complementos salariales de los policías, que suponen más de la mitad del sueldo, ha sido una de las partidas que más ha sufrido este descenso. Sólo en el Programa de Acción Social, la cifra de recorte es tan brutal que llega a su nivel más bajo desde el año en que se puso en marcha, en 2005", han indicado.
También añadieron que "los 71.709 policías en activo, además de los varios miles que se encuentran en situación de Segunda Actividad, no quieren ser unos privilegiados frente al resto de funcionarios" pero sí que se reconozca "la especial singularidad de las condiciones de trabajo en las que los policías desarrollan su actividad laboral".
Finalmente, quisieron recordar que se trata del único operador de seguridad que presta servicio las 24 horas al día los 365 días del año, es un sector que lleva años "con medios deficientes" para la prestación eficaz del servicio, tiene unos "horarios desestructurados" que inciden en la conciliación de la vida laboral y familiar, realizando guardias no remuneradas "como sí hacen a otros colectivos de funcionarios" y este Cuerpo está "privado del derecho de huelga", lo que les coloca "en situación de indefensión respecto a quienes les dirigen".