Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los servicios de inteligencia han hecho frente en 10 años a 66.000 ciberincidentes en empresas y Administración pública

El CNI está en pleno proceso de selección de 500 expertos en ciberseguridad para reforzar la defensa frente a este tipo de ataques
El Centro Criptológico Nacional (CCN), organismo anexionado al Centro Nacional de Inteligencia (CNI), ha hecho frente desde su creación en 2006 a más de 66.000 ciberincidentes tanto en la Administración pública como en empresas privadas. En este tiempo se ha producido una media de 1,5 incidentes críticos o de muy alta peligrosidad.
Así lo ha indicado este martes el director del CNI, general Félix Sanz Roldán, durante la inauguración en Madrid de las décimas Jornadas del CCN, que este año tienen el título de 'Diez años fortaleciendo la ciberseguridad nacional".
Según ha destacado Sanz Roldán, en esta última década de trabajo del CCN se han editado más de un centenar de informes, se han formado a más de 25.000 profesionales en este campo, se han producido más de 66.000 ciberincidentes y los servicios de inteligencia han desplegado más de 120 sondas para prevenir los ciberataques.
Toda esta labor se ha desarrollado en instalaciones de la Administración pública, pero también se ha facilitado el servicio a empresas privadas que lo han requerido para protegerse en el ámbito cibernético. "Han sido diez años construyendo el baluarte de la defensa del ciberespacio español", ha remarcado el responsable de los servicios secretos.
SIN LÍMITE DE ESPACIO O TIEMPO
Para ello, ha explicado, el CCN ha tenido que "renovarse cada día" a lo largo de estos diez años, "y a partir de ahora va a tener que ser cada minuto y cada segundo", para llevar a cabo una "misión compleja sin límite espacio-temporal" como es la defensa del ciberespacio.
"La misión es difícil. Cada vez hay más ataques, más robos de propiedad intelectual. Pero hay cosas que hemos de preservar y así tenemos que seguir", ha señalado Sanz Roldán, para lo cual ha instado a trabajar juntos, Administración pública y empresas privadas, en la protección del ciberespacio.
Este es el motivo por el que el CNI inició el año pasado un proceso de incorporación a su plantilla de 500 profesionales, una selección que todavía no ha terminado y que incluye tanto informáticos como matemáticos y otros expertos en ciberseguridad.
TRES LÍNEAS DE ACCIÓN
Sanz Roldán ha explicado que a partir de ahora el CCN va a orientar su labor a través de tres líneas de acción: colaborar en la creación de tecnologías que contribuyan a la seguridad; seguir formando a profesionales en el sector; y ayudar en la detección de intrusiones allí donde los atacantes no deben tener acceso.
"Se calcula que en 2019 habrá en todo el mundo 35.000 millones de dispositivos interconectados e Internet será el sistema de mando y control de todos los que quieren atacar nuestra seguridad. Por eso no podemos enfrentarnos solos a este mundo tan complejo", ha subrayado.