Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Hasta que no reduzcamos en diez o doce puntos el paro no saldremos de la crisis"

El PP rechaza tomar más medidas para evitar los desahuciosEFE

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha asegurado que España no saldrá de la crisis hasta que no reduzca en diez o doce puntos su tasa de paro, actualmente situada en el 23,7%. En cuanto a los salarios, De Guindos ha hecho hincapié en que "la prioridad número uno de España" es la de crear empleo, por lo que no debe perderse de vista este objetivo cuando se negocien las subidas salariales.

De Guindos ha subrayado que el principal problema de la economía española, "la herida que sigue abierta", es el paro, especialmente el de larga duración.
El ministro ha afirmado, en declaraciones a Capital Radio, que los datos de empleo "van a ser buenos", pero acto seguido ha precisado que España no puede limitarse a eso. "Hay que tener datos extremadamente buenos", ha apuntado.
De Guindos ha indicado que dentro de un par de años España habrá recuperado la renta que perdió durante la crisis económica, pero ha insistido en que aún queda "mucho por hacer" en términos de empleo y de reducción de la tasa de paro, especialmente en lo que concierne a los parados de larga duración.
Preguntado por si se necesita ampliar la reforma laboral, el ministro ha asegurado que "ya se ha hecho mucho" en esta materia y que lo que se necesita, en relación al paro de larga duración, es mejorar la cualificación de este colectivo de desempleados, muchos procedentes de la construcción, a través de una política activa de empleo "mucho mejor definida" que mejore sus posibilidades de empleabilidad.
En cuanto a los salarios, Guindos ha hecho hincapié en que "la prioridad número uno de España" es la de crear empleo, por lo que no debe perderse de vista este objetivo cuando se negocien las subidas salariales.
El ministro ha señalado que la evolución salarial "va a estar marcada por varias variables": la inflación, que este año puede situarse en el promedio del -1%, lo que permitirá ganar poder adquisitivo; la reforma fiscal, que ha mejorado desde este mes la nómina de los trabajadores, y la productividad.
El ministro de Economía y Competitividad no descarta que el próximo mes de abril se revise al alza la previsión de crecimiento del 2%. "La revisión tendrá lugar en abril. Soy optimista", ha respondido.
De Guindos ha subrayado que la economía española está mostrando ya en este primer trimestre una "velocidad de crucero" superior al 2% y ha recordado que el Ejecutivo realizó sus previsiones macroeconómicas antes de la caída del precio del petróleo.
"El petróleo es un viento de cola para la economía española, también la depreciación del euro, pero tenemos algunos vientos de cara, como los riesgos geopolíticos, la situación de Rusia y el menor crecimiento en Europa", ha explicado el ministro.
Ha afirmado también que "es importante" ser "prudente" en las proyecciones económicas y que después "la realidad supere las proyecciones", pues eso permite generar confianza. "Lo peor que se puede hacer en esta vida es generar falsas expectativas", ha advertido.  
El ministro ha señalado que, observando los fundamentos "sólidos" de la economía española, cualquier analista "objetivo" diría ahora que la economía española "va a tener dos o tres años de crecimiento próximo al potencial, en el entorno del 2,5%-3%", con creación de empleo y con el sector exterior aportando y una inflación reducida.
En cuanto a la evolución de la deuda pública, Guindos admitió que ha crecido "mucho" en los últimos años, pero apuntó que se estabilizará en el entorno del 100% del PIB y que, dentro de unos dos años, comenzará a reducirse gracias a la mejora del crecimiento económico y a la reducción del déficit público, que este año estará en el entorno del 4,2%. "La deuda está en una situación sostenible y es perfectamente asumible", reiteró.
Por último, el titular de Economía indicó que hay algunos segmentos del sector inmobiliario cuyos precios ya "han tocado suelo", por lo que afirmó que se está produciendo una "estabilización" de los precios e incluso afirmó que la construcción, que durante los últimos siete años ha restado al crecimiento económico, podría tener una "ligerísima aportación positiva" a lo largo de este año y los siguientes.