Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un 63% de vascos rechaza totalmente a ETA y crece 10 puntos la defensa del cumplimiento íntegro de penas

Un 48% de los vascos en desacuerdo con que se le haya impedido a Otegi presentarse a las elecciones y un 32% lo apoya
Un 63% de los vascos muestra su rechazo total a ETA, lo que supone mantener un récord histórico, mientras que, en relación a los presos, un 40% apoya que todos los miembros de la organización armada que se arrepientan y expresen su decisión de abandonar las armas se beneficien de medidas de reinserción social. Sin embargo, un 29% defiende el cumplimiento íntegro de penas, una opinión que ha crecido en diez puntos en los últimos nueve meses, según el Euskobarómetro.
Por otra parte, un 48% de los vascos se muestra en desacuerdo con que se le haya impedido al secretario general de Sortu, Arnaldo Otegi, presentarse a las elecciones vascas y un 32% lo apoya, mientras un 20% no se pronuncia.
Estos datos se desprenden del Euskobarómetro, el informe del equipo dirigido por el profesor de la UPV/EHU Francisco Llera, que ha presentado este viernes los resultados en Bilbao. El estudio se ha elaborado a partir de 800 entrevistas realizadas entre los días 3 y 27 de octubre.
Del mismo, se desprende que el rechazo "frontal y mayoritario" de la sociedad vasca a ETA mantiene su "récord histórico", con un 63% de ciudadanos que tienen esa opinión, dos puntos por debajo que en el Euskobarómetro de enero de este año.
Según ha apuntado Llera, es una actitud "mayoritaria" en todos los Territorios Históricos, con un 65% en Álava, un 60% en Gipuzkoa y un 64% en Bizkaia.
Además, ese rechazo se da entre nacionalistas (49%) y, sobre todo, entre los no nacionalistas (75%) y también es mayoritario en casi todos los electorados desde el mínimo del 65% de Elkarrekin Podemos, al 70% de PNV, el 90% del PSE y el 93% del PP. La única excepción es EH Bildu, donde el rechazo a ETA solo alcanza el 21%.
Las opiniones de apoyo remoto, sea de los que piensan que antes estaba justificada la violencia de ETA pero ahora ya no (7%), sea de los que comparten los fines pero no los métodos violentos (12%), también se estabilizan, destacando entre los que se sienten nacionalistas (29%) y sus electorados (desde el mínimo del 17% del PNV al máximo del 47% de EH Bildu, pasando por el 15% de Elkarrekin Podemos).
El Euskobarómetro apunta que lo más llamativo sigue siendo la práctica desaparición del apoyo explícito y total, ya que solo un 1% reconoce ese apoyo, en el caso del electorado de EH Bildu se eleva al 3%.
Además, se da una reducción a solo tres puntos de la justificación crítica de los que apoyan a ETA reconociendo sus errores, que solo es mantenida por el 16% de los votantes de EH Bildu.
Según el estudio, la mayoría de la izquierda abertzale representada en EH Bildu parece situarse, definitivamente, entre los que dicen apoyar sus fines, rechazando sus métodos violentos (38%), o en el apoyo remoto (9%), a los que hay que añadir los que vuelven a expresar su rechazo frontal (21%), que siguen manteniendo la diferencia respecto a quienes manifiestan su apoyo total.
El Euskobarométro apunta que todo esto "reafirma con claridad" las tendencias y las razones de la pérdida de apoyo electoral de la izquierda abertzale en los años anteriores al cese definitivo de la violencia, así como la recuperación del mismo en el nuevo ciclo iniciado en 2011 o el "desgaste más reciente".
OPINIÓN DE ETA
Por otro lado, un 82% de los vascos considera que ETA ha sido "muy o bastante negativa" para el País Vasco, tras un ligero retroceso bianual de tres puntos. Esta opinión se comparte de forma generalizada y por igual en todos los Territorios y tanto entre nacionalistas (79%) como no (91%).
El 100% del electorado del PP tiene esa opinión, el 97% del PSE-EE, el 89% del PNV y, en el caso de EH Bildu, es un 44% el que considera que ETA ha sido muy o bastante negativa.
Por otra parte, un 56% de los encuestados confía en la sinceridad de la predisposición de ETA y su entorno social de poner fin a la violencia, 12 puntos más en el último año.
Son los nacionalistas (73%) y los electorados de EH Bildu (89%), Elkarrekin Podemos (62%) y PNV (55%) los más confiados, mientras que todos los demás se decantan por la desconfianza (desde el mínimo del 52% de los socialistas al máximo del 80% del PP), que sigue afectando a algo más de una cuarta parte de la sociedad vasca (27%), tras un retroceso interanual de 12 puntos.
En relación a la voluntad de la izquierda abertzale para aceptar las reglas del juego democrático, un 51% cree que tiene mucha o bastante voluntad, nueve puntos más que en enero de 2016. La desconfianza se reduce hasta el 30%.
La confianza media del 51% destaca en Gipuzkoa (55%) y entre los nacionalistas (68%) y los electorados de EH Bildu (91%), Elkarrekin Podemos (61%) y PNV (49%). La desconfianza se da, principalmente, entre los no nacionalistas (39%), aunque muy divididos, y el resto de electorados (desde el 45% del PSE-EE al 73% del PP).
PERDÓN Y REINSERCIÓN DE PRESOS
En relación a los presos de ETA, según el estudio, se produce un "significativo cambio de tendencia" en los últimos nueve meses y se aprecian "muestras de fatiga". El Euskobarómetro señala que es una "minoría decreciente" de la sociedad la que se decanta por el apoyo a que todos los miembros de ETA que se arrepientan y expresen su decisión de abandonar las armas deberían beneficiarse de las medidas de reinserción social. En concreto, un 40% tiene esa opinión, aunque se ha reducido en diez puntos en el último año.
Frente a ellos, son uno de cada cuatro (25%), tras un avance interanual de cuatro puntos, quienes opinan que esas medidas de reinserción sólo podrían aplicarse a aquellos que no tengan delitos de sangre, mientras que casi tres de cada diez -un 29% y con una avance de 10 puntos en los últimos nueve meses- sigue "sin estar dispuestos a perdonar" y cree que unos y otros deben cumplir íntegramente sus penas.
Por lo tanto, según el Euskobarómetro, la sociedad vasca "endurece" su posición ante el perdón y la reinserción de los presos por delitos de terrorismo.
Entre los nacionalistas, un 55% apoya que todos los que se arrepientan y expresen su decisión de abandonar las armas se beneficien de medidas de reinserción social, aunque cae esta opinión 13 puntos en los últimos nueve meses. Los no nacionalistas continúan divididos ante esta cuestión, aunque sus preferencias se inclinan ahora por el cumplimiento íntegro de las penas (42%).
Únicamente los votantes de EH Bildu (67%) se decantan con claridad por la primera opción y, en mucha menor medida, y en un contexto de "gran división", los del PNV (39%) y Elkarrekin Podemos (37%).
El electorado del PP prefiere mayoritariamente el cumplimiento íntegro de las penas (73%), al igual que el de C's (50%), mostrándose mucho más divididos al respecto los votantes socialistas, aunque inclinados, preferentemente, por el cumplimiento íntegro de las penas (38%).
OTEGI
Por otra parte, el Euskobarómetro apunta que una "mayoría muy ajustada" rechaza la inhabilitación de Arnaldo Otegi que le ha impedido poder presentarse a las pasadas elecciones vascas como candidato a lehendakari.
En concreto, un 48% está en desacuerdo con que se le haya impedido concurrir a los comicios, un 32% está de acuerdo, y un 20% no se pronuncia al respecto.
Entre los que están en desacuerdo, se encuentra el 92% del electorado de EH Bildu, el 54% del de Elkarrekin Podemos o el 52% del de PNV. El apoyo a la inhabilitación es mayoritario entre los electorados del PP (100%), C's (83%), el PSE-EE (66%) y, en general, entre los no nacionalistas (64%). Entre los nacionalistas, un 71% está en desacuerdo con la inhabilitación.