Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un perito ratifica la autenticidad de las grabaciones entre policías y el CNI

Francisco Nicolástelecinco.es

Un informe pericial de parte ha ratificado la autenticidad de las grabaciones que obran en el sumario sobre la 'Operación Nicolay' que instruye el Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid entre policías y agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) que grababan a su vez a Francisco Gómez Nicolás, el 'pequeño Nicolás'.

El perito se opone a la teoría de la defensa del joven de 20 años que sostiene que las escuchas telefónicas son "ilegales" al estar manipuladas. Por ello, sus abogados presentaron un incidente de nulidad de la causa en aras a que se anule la totalidad del sumario en el que se investigan los delitos de estafa, falsedad y usurpación de funciones públicas.
En el informe se analizan las grabaciones de 6 minutos y 52 segundos que fueron entregadas al juez Arturo Zamarriego.
En el informe, se señala que la pericial se realiza para comprobar si en "la grabación analizada existen cortes, partes eliminadas o añadidos a otras grabaciones distintas". Es decir, si las conversaciones han sido objeto o no de una manipulación posterior, tal y como creen los abogados del chico.
En las conclusiones, el perito concluye "de forma indubitada que la grabación analizada es auténtica y que no ha sido borrados ni añadido de otras grabaciones".
De este modo, detalla que el DC offset de la grabación se mantiene constante, lo que confirma que "no hubo cambio de equipo grabador y añade que las condiciones acústicas de los interlocutores en toda la grabación se mantiene constante, lo que muestra que no hay grabaciones añadidas.
Agrega que "no se han observado en la grabación señales que pudieran sospechar de borrados o añadidos de otras grabaciones diferentes. Y sostiene que con toda probabilidad la grabación se desarrolló en un local cerrado, no oyéndose ruido de vehículos.