Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

“Si quiero”, ante el notario

El Gobierno ha aprobado hoy en Consejo de Ministros el anteproyecto de ley de la jurisdicción voluntaria que regula, entre otras medidas, la celebración del matrimonio ante notario. El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha explicado que casarse ante notario costará 95 euros y que el objetivo de esta medida no es otro que agilizar los juzgados.

Con la ley de jurisdicción voluntaria, el Gobierno pretende descargar de trabajo a los jueces, que se encargarán de materias relacionadas con las garantías de los derechos fundamentales, y adjudicar nuevas potestades a secretarios judiciales, registradores de la propiedad y notarios. Estos últimos podrán celebrar bodas y divorcios, además de encargarse de expedientes sucesorios, materias de obligaciones y subastas voluntarias.
La celebración de una boda ante notario costará 95 euros y según Gallardón tiene como objetivo, al igual que el resto de cuestiones recogidas en el anteproyecto, agilizar los juzgados.
Así el ministro ha señalado que aunque casarse en el juzgado es gratuito, en los ayuntamientos tiene un coste que fija el propio gobierno local y que varía muchas veces en función del día en el que se celebra.
En cuanto al divorcio, solo podrá tramitarse ante notario siempre que sea de mutuo acuerdo y no existan menores.
La ley también eleva la edad de matrimonio de los 14 a los 16 años.