Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los 6 jóvenes proximos a la CUP investigados por atacar la sede del PP no acuden a declarar

Los seis miembros de movimiento de izquierda anticapitalista e independentista Arran, próximos a la CUP, investigados por presuntos delitos de daños y desordenes públicos tras la protesta frente a la sede del PP catalán el 27 de marzo no han acudido a declarar este jueves al Juzgado de Instrucción 11 de Barcelona, en la Ciudad de la Justicia.
En declaraciones a Europa Press, fuentes de Arran han explicado que los seis debían acudir al juzgado a partir de las 9.45 horas y que no han comparecido porque no reconocen la justicia española y porque el caso "deriva de una denuncia del PP".
"Además, consideramos que el proceso ha sido dudoso ya que no se identificó a nadie ese día, por lo que entendemos que se trata de una denuncia ideológica", han criticado las mismas fuentes.
También han criticado el papel de los Mossos d'Esquadra al presentarse ante la sede del PP aquél día, que dicen no entender y que consideran que hacen de "correa de transmisión del Estado".
Conscientes de que no comparecer ante los juzgados puede acarrear detenciones, afirman que no tiene miedo: "Hay que forzar el conflicto con el Estado y esta es una forma de hacerlo".
El 27 de marzo, medio centenar de personas del movimiento se concentraron ante la sede del PP catalán colocando pegatinas y carteles para abrir su campaña del referéndum 'La organización es la clave de la victoria'.
El grupo colocó urnas y una pancarta en que se podía leer 'La autodeterminación no se negocia. Referéndum sí o sí', y algunos entraron en el vestíbulo, del que los Mossos les desalojaron.
En la acción estuvieron presentes la diputada de la CUP en el Parlament Anna Gabriel y el exdiputado 'cupaire' David Fernàndez.