Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los dos presuntos etarras detenidos en Guipúzcoa declaran en la Audiencia Nacional

Detenidos los etarras Jon Lizarribar y Ruben Gelbentzu, relacionados con cuatro atentados sin víctimas mortalesEfe

Los dos presuntos miembros de ETA detenidos la madrugada de este martes en Guipúzcoa, Jon Lizarribar y Rubén Gelbentzu, de 37 y 39 años, serán interrogados este jueves por el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, que se encuentra de guardia esta semana, informaron fuentes jurídicas.

Lizarribar y Gelbentzu estaban ya desactivados y no mantenían contacto con la cúpula de ETA en Francia, según informaron a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista. Con su arresto, la Guardia Civil sigue uniendo las piezas para completar el puzzle del grupo 'Basajaun' de ETA, especialmente activo a comienzos de la pasada década.
Se trata de un entramado de comandos 'legales' --no fichados por la policía-- y diversas infraestructuras que contaba con hasta 16 colaboradores en España dinamizados y coordinados por miembros 'liberados' de la banda enviados desde Francia.
El nombre del comando 'Basajaun' se debe al alias del miembro de ETA Josu Zabala Salegi, hallado muerto en 1997 con un disparo en el pecho. El entramado, según la investigación de la Guardia Civil, estaba formado por hasta cuatro comandos de 'legales' y once años después el Instituto Armado ha logrado unir nombres y apellidos con diversas acciones terroristas concretas.
Relación con cuatro atentados
Lizarribar y Gelbentzu son las identidades del grupo conocido como 'Los Dos' que se correspondería orgánicamente con el 'comando Izarbeltz' (estrella negra) que estaba formado sólo por ellos. La Guardia Civil ha logrado ahora reunir la información suficiente para relacionarles directamente con cuatro atentados perpetrados entre mayo y noviembre de 2002 en la Universidad de Navarra, el Corte Inglés de Zaragoza y dos empresas navarras instaladas en Azagra y Arguedas. En ninguna de estas acciones hubo víctimas mortales aunque sí se registraron hasta seis heridos y daños materiales.
Según las mismas fuentes consultadas, la investigación tiene su origen en una carta remitida por uno de los dos liberados --sin identificar todavía-- que dirigían el 'Basajaun' a la dirección en Francia en la que se les explica a los cabecillas etarras el funcionamiento de esta estructura.
A partir de ahí se han cruzado agendas de los líderes con la contabilidad de sus comandos en España, documentación principalmente de Juan Antonio Olarra Guridi e Ibon Fernández de Iradi, alias 'Susper', cuyos 'papeles' siguen propiciando arrestos diez años después de su última captura.