Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fue el presunto agresor el que llamó a la policía para confesar el crimen

Una mujer de 48 años ha muerto a manos de su pareja de 47 años. El presunto agresor tenía una orden de alejamiento desde diciembre. No fue Gemma la que le denunció sino la cajera de un supermercado tras presenciar esta escena. La víctima estaba bajo control de los agentes para comprobar que la orden de alejamiento se cumplía.