Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de México interviene en las Cortes tras la cena de gala en el Palacio Real

Cena de gala en el Palacio Real de Madrid en honor a Enrique Peña NietoGtres

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, recibirá las medallas del Congreso y del Senado y pronunciará un discurso ante las Cortes Generales en el Salón de Plenos de la Cámara Baja, un acto programado dentro de la visita de Estado del mandatario hispanoamericano a nuestro país.

La delegación mexicana será recibida en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo por los presidentes del Congreso, Jesús Posada, y del Senado, Pío García Escudero. En el patio de la sede parlamentaria la Banda de Música del Cuerpo Nacional de Policía interpretará los Himnos de México y de España.
Los presidentes accederán después al Salón de Pasos Perdidos, donde Posada y García Escudero presentarán a Peña Nieto a los miembros de las Mesas de ambas Cámaras e impondrán al presidente mexicano las medallas del Congreso y el Senado. Posteriormente, en el Vestíbulo de Isabel II, el presidente de México presentará a la Delegación Oficial de su país y firmará en el Libro de Honor.
A continuación tendrá lugar una sesión conjunta de las Cortes Generales en el hemiciclo. El presidente del Congreso declarará abierta la sesión y pronunciará unas palabras, antes de la intervención del presidente de los Estados Unidos Mexicanos. Una vez levantada la sesión, los presidentes del Congreso y el Senado despedirán en el Patio a la comitiva presidencial.
Anoche el presidente de México alabó en la cena de gala en el Palacio Real la figura del Rey Don Juan Carlos, al que ha definido como el "líder visionario" que trajo la democracia a España, se atrevió a abrirla al mundo y entendió Iberoamérica como "oportunidad y destino", comportándose siempre como un "amigo entrañable".