Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de la Audiencia Nacional aboga por la mediación profesional como fórmula para la resolución de conflictos

El presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro Miranda, ha abogado por recurrir a la mediación profesional como fórmula para la resolución de conflictos. "Creo que socialmente es lo que debemos fomentar y establecer para que los problemas lleguen a los tribunales en los últimos momentos y solo si es inevitable una solución diferente", ha señalado.
Navarro Miranda ha participado en Vilagarcía de Arousa (Pontevedra) en el primer Congreso Internacional de Mediación, Arbitraje y Compliance, donde ha expuesto las novedades legales que han entrado en vigor en la legislación española respecto a la responsabilidad penal de los representantes de las personas jurídicas.
El presidente de la Audiencia Nacional ha señalado que tradicionalmente eran las personas físicas, administradores de las sociedades, quienes respondían penalmente. Hasta que en 2010 se incorporó al Derecho español la responsabilidad legal de las propias personas jurídicas, con las responsabilidades penales que supone.
En su opinión, "esto obliga a encauzar y encajar bien el sistema penológico y a determinar en qué casos corresponde la responsabilidad a la persona jurídica y en cuáles a su representantes".
Navarro Miranda ha recordado que la ley establece la posibilidad de condenar a la persona jurídica sin condenar a la persona física.
Esto conlleva la ventaja, ha añadido, de que en determinados delitos que cometen las personas jurídicas y los administradores, como delitos contra los trabajadores, delitos societarios o delitos de administración desleal, "la mediación puede ser una forma de resolver el conflicto, muchas veces mejor que los propios tribunales".