Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La presidenta de la gestora del PSdeG acusa a los críticos de intentar "evitar" que voten las bases

Recalca que el debate abierto es ideológico, sobre ser "un partido de centro y más moderado" o "volver" a ser "de izquierdas"
La presidenta de la gestora del PSdeG, Pilar Cancela, ha censurado este miércoles el papel de los dimisionarios de la ejecutiva federal, a quienes ha acusado de estar intentando "evitar" que los militantes voten para decidir "el rumbo" del partido.
Y es que, según unas declaraciones a los medios públicos gallegos difundidas por el PSdeG, Cancela ha interpretado las dimisiones como "un intento" de evitar el Comité Federal del PSOE que, previsiblemente, tendrá lugar el próximo sábado para convocar el congreso.
Tras sentenciar que es en los órganos del partido "donde hay que hablar", ha proseguido con sus críticas al "intento de robar a la militancia socialista su derecho y capacidad de decisión". Por tanto, ha juzgado, esas dimisiones no llegan "en el momento más oportuno" ni constituyen "la ocurrencia más oportuna".
Preguntada sobre el peso de esos cuadros críticos del PSOE, entre los que figuran varios presidentes autonómicos, la dirigente socialista ha apuntado que eso se verá "cuando se vote", de ahí que algunos estén "intentando evitar esa votación por todos los medios".
Con todo, ha recordado que "afortunadamente" a día de hoy las decisiones en el PSOE las toman las bases. "Son los militantes los que tienen el peso", ha recalcado, antes de plantear: "No sé desde cuándo en el PSOE tenemos tanto miedo al ejercicio democrático".
"EL RUMBO" DEL PSOE
Dicho esto, ha puntualizado que el objetivo de esta votación tiene carácter ideológico y no orgánico. "Estamos hablando del modelo de partido que queremos y de qué posicionamiento político, qué rumbo, tiene que tomar el PSOE", ha advertido.
En este sentido, ha profundizado en que el debate pivota entre quienes postulan que ha de ser "un partido de centro y más moderado" y entre quienes prefieren que "vuelva a ser un partido de izquierdas".
"Yo digo que el PSOE es de izquierdas", ha proclamado, para justificar con ello su negativa a permitir la investidura de Mariano Rajoy y dar por hecho que los afiliados avalan esta postura.
Sea como sea, Pilar Cancela ha apelado a que acabe imponiéndose la "sensatez" en las filas socialistas "una vez que la militancia vote". A partir de ahí, ha agregado, la "obligación" y la "responsabilidad" de todos los cargos será "tender puentes y sumar".
FELIPE GONZÁLEZ
Al hilo de ello, ha sido cuestionada sobre las declaraciones del expresidente Felipe González en la Cadena SER, donde manifestó que se sentía "engañado" por Pedro Sánchez porque le transmitió que se abstendría en segunda votación.
Para Pilar Cancela, esas palabras "no aportaron absolutamente nada más que ahondar aún más en el problema" y eso, a su juicio, no es lo que se espera de "los líderes y referentes de siempre", que deben "contribuir a sumar".
"Hay conversaciones", sobre todo en asuntos "tan trascendentales", que "deben quedar en el ámbito privado y de la discreción", ha finalizado.