Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La preocupación por la corrupción se dispara por la Púnica, Matas y los viajes de Monago

Jaume Matas abandona la prisiónEFE

La preocupación por la corrupción se disparó el pasado mes de noviembre experimentando una subida de 21 puntos al calor de la 'Operación Púnica', la concesión del tercer grado al exministro Jaume Matas y la polémica surgida tras conocerse los viajes que el ahora presidente de Extremadura, José Antonio Monago, realizó a Canarias durante su etapa de senador, según se desprende del Barómetro de Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) correspondiente al mes de noviembre.

El sondeo, dado a conocer este jueves, revela que el paro continúa como primer problema nacional, con el 77% de menciones, pero la corrupción, que repite en el segundo puesto, experimenta una fuerte subida de 21,5 puntos respecto al mes anterior (cuando se anotó un 42,3%) fulminando su máximo registro de los últimos años, el 44,5% que había logrado en marzo de 2013.
Ahora el nivel de preocupación que genera este fenómeno triplica los índices que se registraban en los 90, en los años de los casos Roldán, Rubio y otros, bajo el Gobierno de Felipe González. Concretamente, en 1995 la inquietud por la corrupción llegó a situarse en el 33,5%, su tope de aquella época.
La encuesta, que tiene un margen de error de más/menos 2%, se hizo en un periodo en el que la corrupción volvió a la primera plana de la actualidad. En aquellos días también Cataluña y la consulta soberanista alternativa auspiciada por su presidente, Artur Mas, estuvieron en el candelero.
El ascenso que experimenta la preocupación por la corrupción no va acompañado en esta ocasión de un incremento de la que genera la clase política en general o el Gobierno y los partidos en particular, ya que ambos registran porcentajes prácticamente idénticos a los del mes anterior: la clase política figura como cuarto problema con el 23,4% y el Ejecutivo y las fuerzas políticas suman el 2,8%.
Sin embargo, la mala percepción que los españoles tienen del escenario político queda patente cuando se pregunta por la coyuntura actual y ya son más los que ven peor la política que la economía. En concreto, si en octubre la situación política era "mala" o "muy mala" para el 80,5%, un mes después tenía esa opinión el 87,2%, un porcentaje que supera a los que dedican los mismos calificativos a la situación económica, que se sitúan en 85,8 por ciento (3,5 puntos más que en octubre).
Para más de la mitad de los encuestados (54%, frente al 39,3% de octubre), la situación política está ahora peor que hace un año y sólo un 3,3% juzga que ha mejorado. Además, el 28,6% augura que dentro de 12 meses, en vísperas de las próximas elecciones generales, estará peor, frente al 16,4 por ciento que confía en que mejore.
LOS PROBLEMAS SOCIALES, LA QUINTA PREOCUPACIÓN
Los problemas de índole social, que han ido escalando puestos durante el último año, ganan dos en el último barómetro y se sitúan, por primera vez, los quintos en el ranking de preocupaciones nacionales, con un 8,9%, un punto más que en el mes anterior. No obstante, no llegan a su récord del 10,1% que se anotaron el pasado mes de julio.
La sanidad cae del quinto al sexto puesto (pasa del 11,8% al 8,6%), coincidiendo con la salida del hospital de la auxiliar de enfermería Teresa Romero tras superar el ébola, y la educación desciende del sexto al séptimo, con un 7,7% de alusiones en los cuestionarios, frente al 9,1% del mes anterior.
La lista de problemas que más afectan personalmente a los entrevistados sigue liderada por el desempleo (48,9%), seguido de las dificultades económicas (27,2%), y la corrupción y el fraude (20,1%). La cuarta plaza es para la sanidad (10,3%) y la quinta para la educación (9,3%).
LA SITUACIÓN ECONÓMICA, PEOR QUE EN OCTUBRE
Respecto a la situación económica, el 0,8% la considera "buena" o "muy buena", pero es "mala" o "muy mala" para el 85,8% (3,4 puntos más que en octubre). Justo un año antes era descalificada por el 88,3 por ciento y la alababa el 0,7%. El 10,6% de los sondeados cree que ahora es mejor que en noviembre de 2013, pero el 42,2% considera que ha empeorado. Sobre las previsiones para 2015, un 19% confía en que vaya a mejor, pero el 24,3% augura lo contrario.
Además, del 39 por ciento de los entrevistados que tiene trabajo, el 76% ve "poco" o "nada probable" quedarse sin él en el próximo año, aunque hay un 16,8% que admite tener ese temor. De los que ya están en el paro, el 57,6% no confía en colocarse en ese periodo frente al 33,3% que espera poder hacerlo.